Piel grasa: cómo cuidarla correctamente
 

Piel grasa: cómo cuidarla correctamente

Piel grasa: cómo cuidarla correctamente
Cuando tenemos piel grasa, creemos que hay que limpiarla más o que hay que evitar las cremas y aceites nutritivos: ¿Estamos o no en lo cierto?

Generalmente, se piensa que la piel grasa requiere menos hidratación que la piel seca o la mixta. También más limpieza para eliminar el exceso de sebo.

Peor lo cierto es que estas dos premisas son erróneas.

Si algo así es lo que venía haciendo en tu rutina de cuidado y los resultados no mejoran, con eso tenés la confirmación de que quizás, estás tomando el camino equivocado.

Además de estos, hay otros errores que solemos cometer al cuidar la piel grasa.

Limpiar y exfoliar en exceso

Cuando aparecen deferentes lesiones (granitos, brillos, puntos negros) asociados al exceso de sebo, no siempre la respuesta es limpiar más. O aplicar productos limpiadores con ingredientes abrasivos.

Lo que ocurre es que, al masajear la piel, estimulamos las glándulas sebáceas y larrastramos los lípidos naturales, por lo que es la piel genera un mecanismo de compensación que agrava aún más el problema.

En este punto, es clave no hacer limpiezas en exceso: basta con una por la mañana y otra por la noche.

Además, elegir el limpiador adecuado: que sea suave, en textura leche o gel, y respetuoso con el manto lipídico.

Dejar de lado la hidratación


Que la piel grasa brille no es sinónimo de exceso de hidratación. Es posible tener la piel deshidratada y grasa a la vez.

Para aportarle el agua que necesita y, a la vez, regular el exceso de sebo, tenemos que elegir los productos adecuados. Por ejemplo, una crema en textura emulsión no comedogénica.

Porque, si no la hidratamos de acuerdo a su necesidad, podemos empeorar el problema de sebo porque la piel también lo genera para protegerse de los agresores externos como la contaminación o la radiación solar.

Malos hábitos alimenticios


La alimentación y el estilo de vida impactan en nuestra salud, en general. Y nuestra piel lo refleja.

Una piel cuidada tiene que ver con cómo cuidamos nuestro organismo por dentro: una alimentación equilibrada y rica en antioxidantes.

Por la piel y por la salud en general, consumí lo menos posible aquellos alimentos que inflaman, como el azúcar refinado y los procesados. En cambio, tratá de optar por frutas, verduras, agua y alimentos ricos en ácidos grasos omega 3.

No utilizar los cosméticos adecuados

La piel grasa tiene unas necesidades específicas. El aceite de árbol de té, el cáñamo, la arcilla caolín, la niacinamida, el zinc, las enzimas de piña y papaya, son ingredientes beneficiosos para controlar el exceso de grasitud de la piel de una manera gentil.

Cómo utilizar el retinol para mantener la piel radiante y joven
Consultá con tu dermatólogo antes de aplicar nuevos ingredientes a tu rutina de skincare

Optá por una rutina de cuidado facial basada en una limpieza suave y efectiva, hidratá tu piel y alimentate de manera equilibrada y, poco a poco, vas a ver mejores resultados en tu piel y también en tu salud.

Fotos: Pinterest

Suscribite al newsletter de Para Ti 

Si te interesa recibir el newsletter de Para Ti cada semana en tu mail con las últimas tendencias y todo lo que te interesa, completá los siguientes datos:

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig