Cómo Shonda Rhimes, la mente detrás de Grey’s Anatomy, rediseñó su mansión de Los Ángeles: «Mi casa cuenta una buena historia» – Para Ti
 

Cómo Shonda Rhimes, la mente detrás de Grey’s Anatomy, rediseñó su mansión de Los Ángeles: "Mi casa cuenta una buena historia"

News
News

Cuando la guionista y productora compró su casa en Los Ángeles, le pareció fea. Por eso contrató al arquitecto Michael S. Smith y el resultado fue sorprendente.

Shonda Rhimes en la impresionante cocina de su casa.

Shonda Rhimes amasó una fortuna como productora y guionista televisiva. Hace seis años tenía suficiente dinero para comprarse la casa de sus sueños, sin embargo, quiso tomar el desafío de rediseñar una casa a su gusto.

"Mi primer pensamiento fue que era fea. Y mal. La casa era fea y estaba mal. Hace seis años, de pie en la vereda, un bebé en la cadera, un niño de diez a mi lado, a la sombra de un cartel de se vende, todo lo que podía pensar era: Qué casa más fea y equivocada", le contó a la revista AD, la célebre publicación que entra en la casa de los famosos.

La piscina enamoró a Shonda desde el primer momento.

La casa era una combinación ilógica de diferentes estilos. Con sus puertas y molduras originales, la sala de estar y la biblioteca eran impresionantes. Pero no había suficiente luz natural. "Mal", murmuré para mí misma. "Y feo. ¿Por qué querría esta casa fea y equivocada? Porque lo quería. Lo deseaba desesperadamente", le confesó a AD.

Entonces la mente detrás de genialidades como Grey's Anatomy, Scandal, How to Get Away with Murder, concibió a la casa como. . . una buena historia. Y cada centímetro de mí quería escribirlo. Ese es mi problema. Amo una buena historia. Me dejo seducir por la historia cada vez. Así que aunque era una madre soltera ocupada con tres hijos, cuatro programas de televisión y una empresa que dirigir, y debería haberlo sabido mejor, no me detuve. Compré la casa de todos modos. Y luego simplemente decidí asumir que la historia tendría un final feliz", contó la empresaria.

La casa ahora tiene grandes ventanales que permiten la entrada de luz. Las zapatillas de los hijos de Shonda en el piso de madera: es una casa vivida.

Trabajó con el arquitecto Bill Baldwin de HartmanBaldwin. "Tuvimos suerte. Bill descubrió que en algún momento de la década de 1950 o 1960, un dueño de casa demasiado entusiasta había quitado imprudentemente la fachada original de la casa y la había reemplazado por una que no estaba sincronizada", cuenta Shonda.

Sigue relatando: "También supimos que la casa fue construida en 1923, obra de Elmer Gray, el famoso arquitecto del Hotel Beverly Hills. Investigando un poco, ubiqué fotos del exterior original. Revelaron el frente como lo había planeado Gray: una hermosa villa de estilo italiano con una intrincada balaustrada tallada en piedra. Vivo en una Zona de Preservación Histórica, y de alguna manera la casa había recibido por error una designación histórica con este falso frente de misión de Santa Bárbara. Entonces, lo primero que hicimos fue pedirle al personal de la Oficina de Recursos Históricos que investigara y corrigiera el problema. Una vez hecho eso, pudimos ponernos manos a la obra de restaurar la casa a su gloria original. Las fotos antiguas que habíamos encontrado fueron enviadas a un albañil en Chicago, quien recreó cada detalle del exterior frontal original".

Espacios para disfrutar del aire libre.

Luego trabajó con Michael Smith. "Tuve la oportunidad de visitar la residencia de la Casa Blanca durante la era de Obama y me impresionó lo cálida, cómoda y elegante que era. Estaba especialmente entusiasmado con la oficina privada del presidente Obama: los colores, el estilo, la vibra. Quería sentarme y escribir allí. (No lo hice). Trabajar con él fue una experiencia verdaderamente colaborativa. A pesar de mi falta de tiempo, terminé muy involucrada en el proceso. La casa que hemos creado se siente como la clásica California, aunque un poco romántica", revela.

Recorrido interior

El hall de entrada.

Ni bien se traspasa la puerta, se ve la escalera de madera oscura que conduce a las habitaciones. El toque especial lo da un cuadro de Lloyd McNeill cuelga en la entrada y una araña de Hélène Aumont en color ocre.

Además se resolvió el tema de la entrada de luz natural: "Michael me convenció de que reemplazara la puerta de madera por una de vidrio, lo que significa que el sol entra todas las mañanas. Lo último y más importante que hizo el equipo para abordar el problema de la oscuridad fue agregar tragaluces con vidrio soplado a mano personalizado arriba y abajo del pasillo del segundo piso. Ahora cada centímetro de la casa está impregnado de luz",comenta Shonda.

En el comedor, dos lámparas de base turquesa se destacan a los costados de un cuadro de Walter Williams.



La cocina de grandes dimensiones -ella la quería grande y cómoda para disfrutarla en familia- tiene una isla de mármol calacata y en los pisos, mosaico personalizado em blanco negro de Native Tile & Ceramics. "El resultado final es la cocina de mis sueños. Ni siquiera me quejo de lavar los platos en esta cocina. ¿Cómo puede alguien quejarse de tanta belleza?", bromea Shonda.


Un living con grandes ventanales.

"En la biblioteca, se quitó el televisor del gabinete y se instalaron estantes adicionales para darme más espacio para los libros y mi colección de álbumes de discos antiguos. Se reemplazó el piso del vestíbulo. El nuevo piso de mármol es hermoso", expresa.

Ella buscaba una casa "apta para niños". "Recuerdo una mañana que Michael envió fotos de dos hermosas sillas francesas del siglo XVIII. Me preguntó si pensaba que serían adecuados para mi comedor. Eran hermosas sillas antiguas que se vendían en una subasta. Me quedé mirando la foto y luego le respondí: “Mis hijas están ahora en este momento en mi sala de estar paradas en las sillas con fundas de almohada y escobas pegadas a los lados como mástiles y velas, cantando a todo pulmón, jugando Moana. ¿Pueden pararse en estas sillas francesas del siglo XVIII y pegar escobas a los lados? " Ese fue el final de las fotos de sillas del siglo XVIII", comentó a AD.

Es una casa para ser vivida: entonces, "los tapizados se limpian fácilmente, las mesas no se manchan de agua... Esta casa es un lugar donde los niños pueden jugar a fingir y derramar cosas, y nunca me estreso por que algo caro y antiguo se manche. Me encanta que estos espacios hayan resultado ser tan funcionales como hermosos", expresa.

Shonda hizo su casa a su gusto.

Shonda ama el arte, por eso, lleva años recopilando obras del artista Hughie Lee-Smith: "Sus pinturas surrealistas son una obsesión mía. Las paredes de mi sala de estar y biblioteca ahora están dedicadas a mostrar su extraordinario trabajo. Hay una pintura de Phoebe Beasley que una vez perteneció a Maya Angelou colgada en mi vestíbulo. Lo guardo ahí para recordarme que siempre hay una manera de ser una mejor escritora y una mejor mujer. Algunos de mis libros favoritos están por toda la casa. Soy un gran creyente en los libros".

Un parque con mucho verde.

El parque es lo que atrajó a Shonda ni bien vio la casa: cuenta con una cancha deportiva, una piscina, fuentes, muchos árboles añosos y hasta un jardín secreto de rosas.

Una casa abierta y luminosa.

"Me tomó cinco años transformar esta casa en la casa de mi familia", asegura. "Pero la historia. . . Yo tenía razón. Esta casa cuenta una buena historia. O contará una buena historia. Mis niñas crecerán aquí, se convertirán en mujeres aquí. La vida pasará aquí. La risa sucederá aquí. El amor vivirá aquí. Los juicios erróneos y desagradables han dado paso a un vínculo profundo y duradero. Amo esta casa. A pesar de lo difícil que fue renovar la casa, me encanta estar aquí. Hemos estado en un viaje. Entrar en la historia de esta casa ha sido el viaje de su vida. Esta casa antes mal y fea y yo, ahora somos familia. Estamos en casa", concluye.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig