Jardinería en casa: cómo cultivar lavanda a partir de esquejes – Revista Para Ti
 

Jardinería en casa: cómo cultivar lavanda a partir de esquejes

Es una de las especies más decorativas y exquisitas por excelencia, y los beneficios a la hora de incorporarla en casa son múltiples. No requiere de cuidados muy exigentes y se puede reproducir fácilmente mediante esquejes. En esta nota, te contamos cómo. ¡Manos a la obra!.
Deco
Deco

En ramos coloridos en el interior del hogar o luciéndose en espacios exteriores, la lavanda es una de las plantas más elegidas para decorar la casa durante todo el año. Y es que además de indiscutible belleza, cuenta con poderes únicos: modifica cualquier ambiente, ahuyenta a los mosquitos en verano, aromatiza, favorece el sueño y la concentración, y atrae mariposas, colibríes y abejas.

¿Y qué mejor que aprender algunos trucos simples para cultivarla a partir de esquejes?. Aquí te enseñamos cómo.

La lavanda se puede plantar en cualquier espacio exterior que cuente con una buena dosis de luz solar, al menos durante unas seis horas. Foto: Pinterest

Paso a paso: cómo cultivar lavanda a partir de esquejes

Primero que nada, conviene elegir una planta de lavanda bien saludable, florida y frondosa para luego obtener un esqueje de ella.

1. Cortá los tallos

Elegí un tallo sin brotes y saludable de 7 a 10 cm aproximadamente -desde la parte inferior-. Retirá las hojas de la mitad inferior y cortá una pequeña parte.

2. Elegí una maceta y colocá los esquejes

Plantá los esquejes en una maceta, contenedor o directamente en el jardín, dejando solamente las hojas por fuera. Siempre asegurate de que el suelo sea rico en nutrientes y cuente con un buen drenaje.

Si se cultiva en interior, lo ideal es colocarla cerca de una ventana en una maceta que tenga entre 30 y 40 centímetros de diámetro y es clave que cuente con agujeros en la parte inferior para garantizar un buen drenaje. Foto: Pinterest

3. Ubicá la maceta en un lugar soleado, regá regularmente y aplicá fertilizante

Colocá la maceta en una zona soleada y regá los recortes regularmente. Una vez a la semana, se recomienda abonarlos con un fertilizante orgánico para flores.

4. Cuidados

Continuá monitoreando tus recortes de lavanda asegurándote de que el suelo esté siempre húmedo pero nunca encharcado.

5. Floración

En 2 meses o menos, tus esquejes deberían convertirse en bellísimas flores de lavanda.

Sus riegos deben ser moderados ya que es una especie que no tolera el exceso de agua. Se recomienda hacerlo una vez por semana en verano e ir reduciendo la frecuencia en invierno para evitar que las raíces se congelen. Foto: Pinterest

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig