La «Casa de los milagros»: una propuesta de arquitectura orgánica y lúdica – Revista Para Ti
 

La "Casa de los milagros": una propuesta de arquitectura orgánica y lúdica

El medio digital 'Plataforma Arquitectura' propone un recorrido fotográfico por la "Casa de los milagros" diseñada por el arquitecto mexicano Danilo Veras Godoy. Formas orgánicas, tierra, vanos con formas inesperadas y vidrios de mosaico en diferentes tonalidades, son algunas de las características que la distinguen.
Deco
Deco

La "Casa de los Milagros" está en el bosque nuboso de las afueras de Xalapa, Veracruz en México y fue diseñada por el arquitecto mexicano Danilo Veras Godoy. Se trata de un espacio concebido con formas orgánicas, tierra, vanos con formas inesperadas y vidrios de mosaico en diferentes tonalidades.

Proyectada para atender las necesidades de Rosalinda Ulloa, una madre soltera que la habitaría con sus dos hijos pequeños, se construyó en etapas a partir de 1995 y se terminó en 2002, realizándose algunos cambios desde entonces hasta el 2006.

Si bien la obra de Veras Godoy es poco conocida, resulta interesante estudiar su estilo orgánico caprichoso y lúdico de viviendas que dejó a su paso específicamente en regiones de México como Xalapa, Veracruz. Su obra deja ver una mirada puesta en cómo interactúan tanto los constructores como los habitantes con la creación arquitectónica, dando como resultado construcciones que continúan asombrando e inspirando.

Con esto el mente, el fotógrafo Naser Nader Ibrahim presenta una serie de imágenes que exploran integralmente y a detalle acompañadas de un texto que guía por la construcción de dichos espacios para entender mejor el trasfondo de la obra de Veras Godoy.

Texto por Sarah DeVries.

Las alturas variables de las pendientes convexas que forman el techo recuerdan a una gran criatura marina en movimiento. Mirándolo desde el nivel del suelo, el concreto liso de color tierra parece sostener la mitad superior como un tallo particularmente grande de un hongo. Finalmente, la base curva de la casa le da la apariencia de una creación orgánica flotante. De hecho, la casa en sí es una especie de prueba de Rorschach: como las nubes o el arte abstracto, la interpretación de su forma única está en el ojo del espectador. Según la propietaria Rosalinda Ulloa, diferentes personas se refieren a él como un hongo, un pulpo, una cueva de murciélagos, una flor e incluso un merengue para cubrir pasteles.

La casa fue construida por etapas y sin un plano tradicional, la casa es producto de largas conversaciones con la familia que ocuparía primero el espacio. "¿Cuáles son tus sueños más salvajes?" fue el punto de partida, y las diversas respuestas incluirían toboganes y postes de la estación de bomberos, una criatura parecida a una salamandra que se arrastraba hacia la chimenea en el techo, una cocina llena de luz y dormitorios elevados en forma de nido con ventanas para observar las estrellas por la noche y hacer el saludo al sol en la mañana: cuevas con una vista.

La casa también es un collage, partes de ella se hicieron con materiales encontrados y obsequiados. Las dos filas de ventanas circulares sobre las escaleras, por ejemplo, fueron un regalo de un amigo de Ulloa. Al recibirlos, ella y Danilo Veras Godoy se pasaron horas jugando y decidiendo no dónde ponerlos, sino qué construir para exhibirlos. Finalmente se utilizaron para dar luz al hueco de la escalera, subiendo desde la base de la casa hasta la cima. Lo mismo sucedió con el vitral de la sala de estar que también fue un regalo.

Los animales, tanto intencionados como sugeridos, también adornan la casa: el lavabo del baño de arriba tiene la forma de una cabeza de león, mientras que algunos dirían que el grifo de la planta baja parece el pico de un pájaro azul.

La figura con forma de salamandra sobre la chimenea apareció como resultado de la imaginación de la joven familia y del arquitecto atando un crayón a un palo largo para trazar la figura. Encima de toda la estructura, una serpiente hecha por Ulloa envuelve un estafilococo como corona triunfante para el palacio, un símbolo tanto de la sensualidad femenina como de la superación del propio miedo del propietario al reptil.

El interior de la casa posee las mismas características lúdicas y de otro mundo que el exterior. Con pisos brillantes de color turquesa en gran parte de la casa, los tonos blancos neutros suaves, marrones y terracota de las paredes sirven como un lienzo para dejar que el diseño general brille. Las estructuras de piedra para el almacenamiento se combinan con los mostradores de mosaico de vidrio en la cocina y los baños, el efecto es el de la utilidad local y la ensoñación optimista.

La "Casa de los Milagros" también es un lugar que requiere agilidad física para moverse: escaleras alternas conducen a plataformas de cama elevadas en cada uno de los dormitorios, mientras que el resto del espacio está reservado para trabajar o jugar, con estanterías integradas. Una escalera exterior conduce al dormitorio principal para permitir la entrada directamente al santuario cuando sea necesario, y originalmente se construyó un tobogán en uno de los dormitorios, mientras que más tarde se agregó un tobogán exterior en la casa para mayor diversión.

Fuente: www.plataformaarquitectura.cl

Fotos: Naser Nader Ibrahim

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig