Edith Diez, la partera de Paula Chaves, detalla los beneficios del PVDC y cuenta cómo fue el nacimiento de Filipa

Paula Chaves dio a luz a Filipa a través de un parto vaginal sin intervenciones. Esto generó mucha curiosidad, porque además se habló de PVDC, la experiencia anterior que la conductora había tenido con el nacimiento de su segundo hijo. Por eso desde Para Ti convocamos a su partera, la licenciada Edith Diez, para que nos cuente de qué se trata.

Edith Diez es la licenciada en Obstetricia que acompañó a Paula Chaves en el parto de Filipa. Foto: gentileza Edith Diez.


Paula Chaves tuvo a Filipa a través de un parto sin intervenciones. Sin embargo cuando habló de su experiencia en su cuenta de Instagram y respondió preguntas de sus seguidoras se refirió también al PVDC (parto vaginal después de una cesárea), experiencia que ella vivió con Baltazar, su segundo hijo que nació por parto vaginal tras la cesárea de Olivia.

La conductora dio detalles del nacimiento de su tercera hija y lo describió como “algo mágico e intenso”. Tanto el parto sin intervenciones como el PVDC generó curiosidad, por eso recurrimos a su partera, la licenciada en Obstetricia Edith Diez (MN 7648. MP 51096) para que nos contara de qué se trata.

Edith junto a Paula con Filipa ya en brazos.
Foto: IG

La sigla PVDC significa parto vaginal después de cesárea, es una sigla usada internacionalmente. Todos los estudios clínicos del mundo la denominan así al parto vaginal después de cesárea”, es lo primero que comenta la especialista.

Y aclara que: “Las condiciones para la elección y decisión tiene varios aspectos. En principio, el deseo materno de querer atravesar un parto después de una cesárea anterior. Este deseo aparece en la mayoría de los casos donde el motivo de la cesárea anterior no estuvo muy claro y dejó en la mujer muchas dudas acerca de lo necesaria que fue esa intervención”.

El posteo de Paula Chaves agradeciendo a su obstetra y a Edith Diez después del parto de Filipa. Foto: IG

Muchas mujeres llegan a la consulta con un relato muy doloroso de los hechos anteriores y con consecuencias desfavorables en la lactancia y el apego de las primeras horas con el bebé. La cesárea presenta un escenario frío de un quirófano respecto de un imaginario intenso y caluroso como es el parto natural mostrado en las imágenes o videos que hoy circulan en los medios”, insiste Diez.

Claves de un PVDC


Y además señala que “para informar sobre la elección del modo de parto se debe indagar sobre las preocupaciones y preferencias de la mujer, las razones de la cesárea previa y sus planes para futuros embarazos“. Y detalla lo siguiente:

  • Llevar una historia clínica detallada con todos los controles prenatales necesarios y obligatorios.
  • Se deben revisar y acompañar aspectos emocionales negativos que quedan como residuos de la experiencia anterior.
  • Trabajar con la corporalidad para que la embarazada conecte con una integridad física y emocional.
  • Ir transitando el embarazo acompañando todos sus cambios.
  • Se aclara también que el desencadenamiento del trabajo de parto deberá ser no inducido, por el contrario debe comenzar de manera espontánea y natural. Y así el transcurso del trabajo de parto.
  • Respecto al uso de analgésicos o analgesia peridural, no está contraindicada pero sería de preferencia no utilizarla ya que podría enmascarar algún signo de importancia en el proceso. Por este motivo desde mi mirada acompañamos el trabajo de parto inicialmente en su domicilio donde usar el agua caliente para relajar y aliviar el dolor, masajes, pelota , aromas, música generan un cóctel hormonal óptimo para que este proceso se ponga en juego en su mejor expresión.


Es necesario aclarar que si bien es para todas las mujeres la elección, los equipos de obstetricia deben tener experiencia especifica en PVDC.

Y pone énfasis en que “casi el 50% de las mujeres con una cesárea previa intenta un parto vaginal en su segundo embarazo, de los cuales, casi dos tercios son exitosos. Este resultado arrojan estudio hecho en el Reino Unido (fuente Intramed)”.


Beneficios de un PVDC

“Los beneficios de llegar a un PVDC son muchos, sabemos que esta mujer ya tiene otro hijo y su disponibilidad corporal va a ser demandada por el nuevo bebé y su otro niño, para lo cual el parto natural ofrece una rápida recuperación versus una operación cesárea“, destaca Diez.

Por otra parte, aclara que “la llegada a la lactancia es más fácil porque el bebé se prende o hace contacto con el pecho materno inmediatamente. Y respecto a la madre hay un deseo cumplido y una experiencia corporal única que devuelve confianza, poder y plenitud emocional“.

El parto de Paula

“En el acompañamiento de Paula Chaves se transitó por todo lo anterior citado. Ella ha tenido todas las experiencias de nacimiento, una cesárea innecesaria con su primera hija, luego el intento y logro de un PVDC con su segundo hijo, con trabajo de parto largo. Y en esta última gestación decidió intentar un parto más autónomo con menos intervenciones. Para eso fuimos acompañando con el equipo Dr Lodeiro Martinez y yo (Lic. en obstetricia Edith Diez) todo lo anterior citado”, explica Diez.

Comenta que “en lo personal fue una experiencia enriquecedora ya que juntas fuimos devanando una madeja de cuestiones que van desde lo personal y familiar hasta lo social. Pensamos y armamos planes que fueron variando cuando la fecha se acercaba e incluso ya había llegado a la semana 41 de gestación”.

Puede interesarte

“Este tipo de flexibilidad son las aportadas por un equipo que mira a la mujer en su integridad con todos sus aspectos considerados. Siempre como partera me gusta poder encontrar la llave que le puede servir a la mujer para poder desplegar la magia del cuerpo en el trabajo de parto“.

Una de las fotos que compartió Paula Chaves. Antes de que naciera Filipa. Foto: IG

Por eso Paula hace el comentario de la magia , la intensidad y el no dolor por lo menos en gran parte de su proceso. Hizo un tránsito interno y se pusieron sobre la mesa todos los miedos, las limitaciones, las fortalezas, las debilidades y así juntas y también su pareja Pedro Alfonso nos dispusimos a atravesar un gran rato de intimidad que fue recorriendo toda la casa, usando una pelota unas almohadas, la cama, el piso y el baile con Ciro de fondo, momento de máxima expresión occitocinica”.

[brid autoplay="true" video="596906" player="18416" title="Paula Chaves" duration="15" description="" uploaddate="2020-07-08 22:09:35" thumbnailurl="https://cdn.brid.tv/live/partners/14123/thumb/596906_t_1594246183.png" contentUrl="https://cdn.brid.tv/live/partners/14123/sd/596906.mp4""]


“El control de su trabajo de parto incluyó escuchar los latidos del bebé en varias oportunidades y solo dos exámenes obstétricos antes de ir hacia el sanatorio”.


“Al llegar al sanatorio y ubicarnos en sala de partos se le dio la opción de usar un banquito de partos que no le resultó muy cómodo, rompió la bolsa de líquido amniótico espontáneamente y comenzaron las sensaciones de pujo que comenzó a a acompañar. Y a las 23 hs se produjo la fiesta del nacimiento de Filipa que pesó 4616 gramos, fue colocada en su pecho y Paula y Pedro le dieron la bienvenida mientras el resto de los que asistimos tratamos de estar en silencio“.

Por último, concluye: “El parto natural y la experiencia de un PVDC son decisiones muy trabajadas por mujeres siempre y acompañadas por nuestro equipo obstétrico desde una enorme responsabilidad. Es mi deseo como mujer y partera que en los consultorios de obstetricia sean escuchados los deseos de las mujeres que siempre vienen de un lugar absolutamente genuino llamado INTUICIÓN”.

También te puede interesar: Paula Chaves volvió a las redes mostrando cómo fue el parto y compartiendo la foto más tierna

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba