La historia poco conocida de Giorgio Rosa, el ingeniero que construyó su propia isla y es el tema de una de las películas más vistas de Netflix esta semana – Para Ti
 

La historia poco conocida de Giorgio Rosa, el ingeniero que construyó su propia isla y es el tema de una de las películas más vistas de Netflix esta semana

La película "La increíble historia de la Isla de las Rosas" de la plataforma de streaming está basada en un hecho real: la creación de la República de la Isla de las Rosas, una micronación de breve existencia ubicada sobre una plataforma en el mar Adriático, a pocos kilómetros de la costa de Rímini, Italia, que construyó un ingeniero llamado Giorgio Rosa.
News
News

La película que estrenó esta semana Netflix "La increíble historia de la Isla de las Rosas" está basada en un hecho real: en la idea utópica del ingeniero Giorgio Rosa de construir su propia isla, una micronación, todo un símbolo de libertad.

La película de Netflix.

La película de Netflix cuenta la historia real de Rosa y su batalla con las autoridades italianas para que la estructura que construyó fuera reconocida como un Estado independiente. Esta historia es poco conocida, incluso por los italianos.

Giorgio Rosa en su juventud.

Antes de su muerte en 2017, a la edad de 92 años, Rosa se reunió con los cineastas que querían hacer la película sobre "su isla" y, les dio su bendición para adaptar su historia a la pantalla. Porque lo que cuenta la película, como toda ficción, no es tan fiel a la realidad.

Gabrielle Chiericci y Giorgio Rosa en el día de su casamiento.

En la película, Rosa decide construir la isla por amor a Gabrielle Chiericci, para reconquistarla. En la vida real, Giorgio y Gabrielle se casaron el 22 de diciembre de 1960, antes que el ingeniero diera forma al proyecto de la isla. Incluso, ya había nacido su hijo, Lorenzo (en 1961) cuando la empezó a construir.

El nacimiento de Lorenzo, el hijo de Giorgio Rosa.

En 1964, el ingeniero pidió permiso para probar una nueva técnica para la construcción de una gran plataforma de 400 m² sostenida por nueve torres apoyadas sobre el lecho marino, a 12 km de la costa de Rímini, un poco más allá de las aguas territoriales italianas, lo que significaba que estaba fuera del control de sus autoridades.

La estructura de hierro en el puerto de Riminí, lista para remolcar al mar.

También hay diferencias entre la ficción y la realidad en la manera en que Giorgio llevó adelante la construcción de su isla. En la película no se ven las dificultades que atravesó el ingeniero para llevar adelante su proyecto. Tampoco se muestra la primera frustración: una tormenta dio vuelta la primera estructura de hierro que se había montado para construir la isla artificial.

Una tormenta derribó la estructura en el invierno de 1967.

En 1965, Rosa mandó a construir al astillero una base de hierro de 12 por 12 metros de lado y 18 metros de longitud, y 9 tubos de 60 centímetros de diámetro con llaves tipo válvulas para asentar en el fondo. Esa plataforma se llevó a remolque con dos barcos al lugar donde quería asentar la isla. Pero una tormenta, en invierno de 1965, levantó la estructura y al dio vuelta. Rosa no se dio por vencido. Fueron 5 años de proyecciones y trabajos.

La primera plataforma.

El 20 de mayo de 1967, otro gran logro del ingeniero fue que después de perforar un pozo a 280 metros bajo el nivel del mar, consiguió extraer agua potable para su isla.

Va tomando forma.

Una micronación en el mar

Brindis el día de la independencia.

La isla se terminó de construir: tenía 400 metros cuadrados y se alzaba 26 metros sobre el nivel del mar. Contó con restaurante, bar, discoteca, tienda de recuerdos y oficina postal. La bandera de la Isla de Rosa era anaranjada, con un escudo blanco en el centro con tres rosas rojas con tallos y hojas verdes. Declaró su independencia el 24 de junio de 1968, se designó al esperanto como idioma oficial, tenía su propia moneda y estampillas.

La isla.

Y tenía hasta su gobierno: el presidente del consejo era el ingeniero Antonio Malossi; una amiga de Gabrielle, Marionila Alvergna era la ministra de finanzas; Carlo Chiericci, el cuñado de Rosa, era el ministro de interior; Luciano Marchetti era el ministro de industria y comercio;y Cesarina Mezzini, era ministro de relaciones exteriores.

El gobierno italiano vio estas acciones como una táctica para obtener dólares del turismo sin pagar los impuestos estatales. Y el 24 de junio de 1968, enviaron fuerzas militares para asumir el control de la misma. El 11 de febrero de 1969 la destruyeron usando dinamita. Días después, una tormenta sumergió la estructura por completo.

Un sueño hecho realidad.

Lorenzo Rosa, el hijo del ingeniero, todavía conserva una pieza de la estructura original en su casa.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig