La apasionante vida de Carla Bruni: fue supermodelo, tuvo un romance con Mick Jagger y asegura con Nicolás Sarkozy encontró al amor de su vida – Revista Para Ti
 

La apasionante vida de Carla Bruni: fue supermodelo, tuvo un romance con Mick Jagger y asegura con Nicolás Sarkozy encontró al amor de su vida

Su nombre resonaba en las pasarelas y en las tapas de las revistas de moda de los 80 y de los 90. Bella, culta e inteligente, la nacida en Turín no se conformó fácilmente y fue por más, hasta consolidarse como una de las cantantes europeas número uno. Con una agitada vida personal y una crianza difícil en el seno de una familia adinerada, dio lugar a que se escribieran varios biografías retratando sus viviencias y su cautivante personalidad.
News
News

Hace 14 años que Carla Bruni está casada con Nicolás Sarkozy, el empresario y ex presidente francés a quien conoció en una cita a ciegas. Juntos tienen una hija, Giulia, de diez años. Uno de sus biógrafos, el periodista Marc Dolisi, la describió como “Una mujer que ha vivido muchas vidas en una sola”, en el libro Un Après-Midi chez Carla (Una tarde en casa de Carla).

Foto: IG

Nació el 23 de diciembre de 1967 en Turín, Italia, Carla Gilberta Bruni-Tedeschi comenzó su carrera en el medio como una de las modelos más famosas de los años ‘80 y ‘90. No sin antes haber atravesado varios momentos difíciles de su vida personal: a los 28 años se enteró de que su padre -el exitoso hombre de negocios Alberto Bruni Tedeschi- no era su padre biológico y que ella había nacido tras el affaire que su madre había tenido con un empresario brasilero llamado Maurizio Remmert. A este duro golpe, se sumó la muerte de Virginio, su hermano varón fallecido en 2006, después de luchar quince años contra complicaciones derivadas del HIV.

Foto: IG

A pesar de que su poderosa familia pagó sus estudios en carísimos internados suizos e ingleses y también una carrera de Arquitectura, Carla prefirió las pasarelas y se convirtió en la favorita de los diseñadores más prestigiosos del mundo.

Foto: IG

Ya consagrada en el modelaje, quiso ir por más y a los 29 años comenzó a dedicarse a la música. Era un interés que tenía desde sus primeros años de vida, ya que su padre había sido un amante de la ópera, y su madre, Marisa Borini, que tiene hoy 90 años, una actriz y pianista formada en los círculos culturales de la alta burguesía de Turín.

Sus romances más comentados

A principios de los 90 Carla salía con Eric Clapton y la prensa los seguía a sol y a sombra, ya que eran una de sus parejas favoritas. Aunque, tiempo después, la historia tomaría un rumbo diferente, ya que Carla sintió un magnetismo al conocer al líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, que fue mutuo.

Carla junto a Clapton. Foto: Internet

Clapton se percató de la química entre ambos e intentó frenar los impulsos del cantante de los Rolling Stones. “Mick, por favor, ella no. Creo que estoy enamorado”, le habría suplicado el músico a su par, en el backstage de uno de sus conciertos.

Una imagen del Instagram de Carla. Foto: IG

Pero el amorío entre ellos fue inevitable, con escándalo y todo, ya que el británico estaba en pareja con la modelo Jerry Hall, con quien estaba por casarse. El affaire duró un año, entre sonantes rumores en la prensa a los que Hall eligió no hacer caso (al menos, públicamente). Hasta que encontró un mensaje en código que decía: “Seré tu amante por siempre”, lo que desató un gran escándalo que incluyó llamadas por teléfono y un enfrentamiento en el Ritz de París, donde las dos modelos se gritaron de todo.

Aurélien, el hijo mayor de Carla que es YouTuber. Foto: IG

Después de un tiempo separados, Jagger y Hall se reconciliaron, mientras que Bruni decidió hacerse a un lado.

Según lo que explicaba el periodista Dolisi, “Bruni es una mujer muy compleja”, aseguró. Y añadió que necesita sentir admiración por su pareja, más allá del poder o dinero que tenga. Así se ha dicho con respecto a su atracción por Kevin Costner, con quien se dice que intimó en más de una oportunidad.

Otra de las vinculaciones resonantes fue con otro empresario con perfil político: Donald Trump. Aunque ella se encargó personalmente de desmentirlo tildando al millonario de “lunático”. Tras explicar que solo se habían visto una vez durante una gala caritativa en Nueva York, la morocha aseguró: “No lo he vuelto a ver más, de eso estoy segura”, aunque Trump -como suele ser su estilo- dejó entrever en una entrevista que la conocía íntimamente.

Llega la maternidad (y un escándalo)

En 2000 Carla Bruni estaba en pareja con el escritor y filósofo Raphael Enthoven, con quien tuvo una relación de siete años. Lo que nadie imaginaba era que se iba a terminar enamorando de su hijo, el periodista Jean-Paul Enthoven, con quien se terminó mudando.

Con la pequeña Giulia. Foto: IG

Fue un enredo de la alta sociedad que los franceses siguieron con sumo interés: de su unión nació Aurélien, quien actualmente tiene 19 años y se ha convertido en un Youtuber muy exitoso. Contra todos los pronósticos y a pesar de haber luchado tanto por estar juntos, se separaron en 2007 aunque siguen conservando una buena relación.

Carla mantiene en el anonimato a su pequeña hija. Foto: IG

La modelo que llegó a Primera Dama

Separada del padre de su hijo, un amigo armó una cita ciegas en la que conoció al entonces empresario con aspiraciones políticas con el que se casaría tan solo tres meses después. Dicen los presentes que el magnetismo entre ellos era notable. “Vi la conexión en el momento en el que se conocieron. Fue eléctrico. El amor a primera vista es un milagro. Es totalmente sincero, profundo, inesperado y brutal”, confesó el publicista Séguéla en el libro Nicolas Sarkozy and Carla Bruni: The True Story, que fue quien los presentó.

Otro de los allí presentes, el ex ministro de educación Luc Ferry, agregó: “Muy pronto vimos que Nicolas solo tenía ojos para la mujer sentada a su derecha. Incluso le dio la espalda a la esposa de Séguéla. A menudo el pelo de Carla rozaba el hombro del Presidente. Él solo hablaba para ella”.

Carla y Nicolas, una mirada que lo dice todo. Foto: IG

Hablaron toda la noche y se intercambiaron los números de teléfono: el contracto entre ellos no se hizo esperar y comenzaron a frecuentarse. Incluso se dejaron fotografiar por la prensa en DisneyLand París, en compañía de sus respectivos hijos y de la madre de Carla.

“En El Elíseo no puede haber lugar para una compañera, una novia, una prometida. No es solo una cuestión de tradición, de burguesía, de machismo mal digerido. Es simplemente amar, respetar y proteger todo lo que amamos”, escribía Sarkozy en sus memorias justificando el por qué de su inmediato pedido de mano hacia Carla, con quien se casó en una íntima ceremonia. “Tuvo la amabilidad de no tomarme como un loco”, bromeó el mandatario sobre el momento en que se puso de rodillas con un anillo en forma de corazón con diamantes y zafiros de Dior para hacerle la propuesta oficial.

Foto: IG

Se casaron el 2 de febrero de 2008, en una íntima ceremonia en el palacio de El Elíseo, lugar al que la nueva primera dama se mudó de inmediato. “Carla hace que el presidente sea más deseable, más moderno. Francia necesita modernidad, talento, inteligencia. Es como Jack y Jackie. Como Rainero y Grace Kelly. Una nueva pareja mundial”, expresaba Séguéla, feliz con esta unión.

“La verdad, Nicolas ha sido el único hombre de mi vida. El resto… No hay comparación. Cuando nos conocimos, descubrí inmediatamente algo nuevo y apasionante, despedía un magnetismo único”, reconoció Bruni enamorada. “Es el primer hombre que le hace olvidar sus heridas del pasado”, “Está verdaderamente enamorada”, “Hay una química muy fuerte entre ellos, va más allá de la mentira”, afirmaban desde el entorno íntimo de la pareja, desmintiendo que se tratara de una relación por conveniencia.

Cuatro años después, se volvieron a generar rumores cuando se especulaba con un posible embarazo de la ex modelo, noticia que tiempo después confirmó el propio padre del mandatario, Pal Sarkozy: “Ninguno quiere conocer el sexo (del bebé) anticipadamente, pero estoy seguro de que será una niña y tan guapa como Carla. “Me alegro de mi (nuevo) nieto”, afirmó el empresario en declaraciones exclusivas para el tabloide alemán Bild.

Si bien se tomó su tiempo, finalmente la futura mamá mencionó su embarazo en una entrevista, describiendo ese momento como: “Una alegría sorprendente e inesperada”. E inmediatamente comunicó su decisión de preservar a su bebé de toda exposición pública: “Haré todo lo posible para proteger a este futuro hijo, y con el mayor vigor, por lo que no lo expondré nunca”, aseguró aún desconociendo el sexo del bebé en camino.

Finalmente, el 19 de octubre de 2011 llegó Giulia, la primera hija en común del matrimonio. Aunque Sarkozy no estuvo presente en el momento del parto debido a sus obligaciones como primer mandatario francés, Bruni se encontró acompañada por su hijo Aurélien y por Pierre, Jean y Louis, los hijos que su esposo tuvo en sus matrimonios anteriores.

El fin de la política

Contra todos los pronósticos, Bruni parece haber sentido un gran alivio cuando su marido perdió la reelección contra François Hollande. En un tiempo récord había aprendido a lidiar con un mundo que no conocía hasta entonces, que era el de la política, lo cual hizo por amor a su esposo y no por gusto.

"Fueron años apasionantes. Los recuerdo emocionada. Estar junto a mi esposo fue una aventura única, excepcional, algo maravilloso. Pero fue un alivio abandonar aquel infierno", confesó años después de su salida de El Elíseo en la edición francesa de Vanity Fair.

Dicen que las experiencias cosechadas le valieron para editar el que es considerado su mejor álbum: “Es un disco maduro, con letras de una mujer que ha sido primera dama durante cinco años, y lo ha sido por amor. Lo ha hecho con la misma seriedad que cuando desfilaba para los grandes de la moda”, opinó el biógrafo que más la conoce.

Las letras de sus nuevas canciones afirman aún más esta necesidad de mostrarse como una mujer independiente y, sobre todo, cercana a las demás: los dilemas clásicos de la mediana edad, el deseo en la pareja, la fortaleza para tolerar que los hijos crezcan y se vayan de casa y la relación con la idea de la muerte son parte del repertorio.

En cuanto a su vinculo con Sarkozy, completamente dedicado en la actualidad a los negocios, la artista asegura que nada cambió: “Con los años, ese magnetismo sigue intacto. Mi marido es una bomba, encantador. Como hombre de mi vida, solo está él”, confesó enamorada.

Por su parte, el empresario le devolvió el favor en sus memorias: “El año 2007 fue rico en acontecimientos para mí. Fui elegido presidente de la República, me divorcié y conocí a Carla. Todo eso en menos de seis meses. Puede decirse que fue el año decisivo de mi existencia. Todavía hoy, a veces nos preguntamos, Carla y yo, por qué hemos tenido tanta suerte”.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig