Quiénes fueron los amores de Máxima antes de conocer a Guillermo y convertirse en la reina de Holanda – Revista Para Ti
 

Quiénes fueron los amores de Máxima antes de conocer a Guillermo y convertirse en la reina de Holanda

Hace años que Máxima está en pareja con Guillermo, pero poco se sabe de su pasado amoroso. En esta nota, te contamos todos los detalles.
News
News

Poco se conoce del pasado amoroso de Máxima Zorreguieta. Es que en cuanto se supo que ella iba a ser la esposa del entonces príncipe Guillermo, la Casa Orange-Nassau se ocupó de "limpiar" su pasado amoroso. Ya lo dijo Soledad Ferrari, autora de "Una historia real": la corona holandesa quiere echar por tierra cualquier detalle del pasado de la royalty, eso incluye el intento de "borrar todo rastro de sus antiguos vínculos", denunció en GENTE.

Máxima Zorreguieta de joven
Máxima en sus años de juventud antes de conocer a Guillermo.

Máxima no ha tenido muchas relaciones previas a Guillermo. Tiziano Iachetti, un italiano que vivía en la Argentina, fue uno sus amores de la secundaria con el que, después de separados, mantuvo una buena relación: fue el único exnovio invitado a la boda junto con su mujer de aquel momento, María Frers.

Ya estando en la facultad, en 1989, cuando ella estaba cursando el primer año en la UCA (Universidad Católica Argentina) donde estudió Economía, se cruzó con Max Casá, un cocinero reconocido por su participación en el programa "Todo dulce" de Maru Botana en Utilísima Satelital, allá por sus comienzos. Sucedió en el 89, durante su primer año en la Universidad Católica Argentina donde estudió Economía. Cuentan los biógrafos de la royal que le enseño trucos básicos de cocina y que hasta le regaló su receta de la torta lemon pie, una de sus favoritas.

Max Casá, el chef argentino que fue pareja de Máxima
Max Casá, cocinero.

Ya promediando la facultad, comenzó a salir con Federico de Alzaga, uno de los descendientes de Martín de Alzaga. Federico no fue uno más para ella, sino que significó la primera posibilidad de haber encontrado al indicado: la combinación exacta de atractivo y linaje.

A pocos meses de estar de novios oficialmente, Máxima le comentó que tenía la intención de irse a trabajar afuera cuando se recibiera. La reacción de él no fue la deseada. Ella esperaba que él la retuviera, que le dijera que no se fuera y que se quedara con él. Pero nada de eso sucedió. Dicen que ella le dio un ultimátum. "O nos casamos o me voy"... Máxima terminó yéndose.

En Nueva York, ella se instaló en un departamento con dos excompañeras del Northlands, el colegio de Olivos al que asistió durante su infancia y adolescencia. Una de ellas le presentó a Orlando Muyshondt, un banquero exitoso, que además de ser atractivo, hacía surf y pertenecía a una familia de abolengo de El Salvador. Después del verano del 96, tras una temporada en los Hamptons, Máxima se dio cuenta de que lo suyo no iba a funcionar.

Pasados los meses, Máxima tuvo un romance fugaz con un piloto de United Airlines antes de conocer a Christopher, un noble inglés, muy allegado a la familia real británica con quien, una vez más, se ilusionó.

Máxima Zorreguieta de joven por el norte argentino

Ella vivía en Nueva York con el alemán Dieter Zimmermann cuando lo conoció Guillermo. Su amiga del colegio, Cynthia Kaufmann, se los presentó y tuvieron la primera cita en marzo de 1999, cuando coincidieron en una fiesta en la ExpoSevilla. Ella ya lo decía cuando estaba en el colegio: "Yo me voy a casar con un noble", les aseguraba a sus compañeras según el libro "La construcción de una reina de Rodolfo Vera Calderón y Paula Galloni.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig