News

Por qué en Asia se usa el barbijo desde antes del coronavirus y cómo se incorporó como accesorio de moda

Países como Japón, Corea y China impusieron el uso de barbijos en su día a día mucho antes del coronavirus. En el mercado asiático está tan incorporado que se ofrecen con los mil y un diseños y hasta las casas de lujo hacen sus propias máscaras y tapabocas.

El uso de máscaras en la cara tienen toda una historia detrás. Y, si bien en principio en nuestro país (y en muchos) se desaconsejaba el uso del barbijo. ¿Por qué, si en lugares como Japón o Corea eran tan comunes y estaban funcionando?

Una de las respuestas fue para evitar tocarnos la cara sin querer al acomodarlo, no estamos acostumbradas. Pero, ¡en Asia, sí!

Barbijos, mascarillas o tapabocas son parte de su rutina desde hace años. Es muy difícil caminar por sus calles y no cruzarte con alguien que los lleve puestos. ¿Querés conocer por qué?

Barbijos en la historia

En Asia, la costumbre de utilizar máscaras o barbijos comenzó en Japón a principio del siglo XX, en 1918 cuando una pandemia de gripe mató a millones de personas. Cubrirse las caras para protegerse se convirtió en una costumbre.

Las máscaras a principios del siglo XX en Japón.

Con tiempo, las máscaras comenzaron a hacerse más populares para protegerse de las cenizas tras grandes terremotos como el de 1923.

Luego pasaron a utilizarse sobre todo en temporadas invernales para combatir enfermedades como resfríos y gripe.

La cortesía de no contagiar

En lugares como Japón y Corea, el bien común prevalece y al ponerte un barbijo no se trata de contagiarte, sino de no contagiar al otro.

Así, por educación y cortesía, quienes sufren un resfrío o gripe, evitan transmitir sus gérmenes a los otros. Ni en el colegio, ni el el trabajo (nada molesta más en un ámbito laboral que hacer que el compañero deba faltar), aún dentro de casa en el ámbito familiar, el barbijo se utiliza como barrera de protección.

Usar barbijo para evitar enfermar a compañeros de trabajo, de colegio o en la familia. Parte de la rutina entre asiáticos.

Un panorama que puede ser chocante para un occidental: en en cambio Asia nadie se inmuta si ve al otro enmascarado.

Hasta es posible que se molesten o sientan incómodos si no llevás barbijo (en especial el invierno donde los resfriados son más frecuentes).

Se trata de costumbres diferentes. En Asia sí vale eructar, pero sonarse la nariz en público o estornudar sin tener protección está mal visto.

El poder de la respiración

Para el asiático, la respiración (una muy buena respiración) está relacionada con la energía y la buena salud.

Mucho está influenciado por el taoísmo y la medicina china tradicional. Todo lo que contamine la fluidez al respirar bien, se evita.

El bien común: pensar en no contagiar al otro, una premisa a la hora de utilizar barbijos.

Resfríos, polen y contaminación

En primavera, a muchos el polen les genera una reacción alérgica que afecta ¡y mucho! En Japón este efecto hasta tiene un nombre propio, le dicen “kafunsho” y los nipones sufren especialmente en las últimas décadas.

Para evitar molestar al otro con estornudos, las mascarillas y tapabocas se convirtieron en la mejor opción. Así, países vecinos como China y Corea también comenzaron adoptarlos para lidiar con la contaminación ambiental.

Quienes sufren de problemas respiratorios están muy atentos. Y es que a los países al Este de China les afecta el llamado “polvo asiático” (proveniente de ese país a través del viento) que, de a temporadas, podría llegar a arrastrar desde gérmenes y cenizas hasta metales como el plomo. Una época donde los barbijos ayudan a evitar la picazón en la garganta y la irritación en los ojos que genera.

Desde chiquitos

Los chicos pueden elegir entre diversos diseños de barbijos. Foto: Etsy

En Asia el uso de barbijos comienza a implementarse desde muy chicos. A los chicos en China, Japón, Corea, Singapur se les enseña a evitar contagiar a compañeros en el jardín de infantes y a sus familiares.

El uso del barbijo es tan frecuente que hasta hay opciones “enmascaradas” de todo tipo de productos, especialmente juguetes para que chicos (y grandes) jueguen.

El uso de barbijos es tan común que hay productos especialmente caracterizados. Foto: Sanrio.

No estigmatización, somos todos

En Asia no existe la estigmatización de quien usa un barbijo. Son de uso tan cotidiano que, para evitar aburrirse, muchos optan por comprar sus barbijos quirúrgicos tuneados.

Barbijos quirúrgicos modelo Hello Kitty.

Vale todo; desde los más sencillos hasta los mas delicados. Hombres y mujeres por igual eligen sus diseños preferidos.

El pack de barbijos, un clásico familiar.

Contra la contaminación en el aire, alergias (en especial por el polen que generan árboles como los cedros), llevar los barbijos puestos se convirtió en un hábito. Uno muy bien visto.

El modelo Hello Kitty, un must entre adultos.

La importancia de la higiene

En Japón no es un secreto que suelen estar obsesionados con la higiene. ¡Temen a los gérmenes! Y las mascarillas son un producto tan incorporado en su rutina que es común que las veamos al paso en sus legendarias “manga” y “animé”.

Las opciones son tantas en las góndolas que se hace difícil elegir: los barbijos pueden venir perfumados, mentolados y hasta con lociones especiales para evitar malos olores. Todo en uno.

Los hay de distintas densidades, aromas, texturas y ¡temas! Los tapabocas son de uso tan frecuente que se consiguen en cualquier mercado barrial y, ya previo al coronavirus, en Japón se vendían 230 millones de barbijos por año.

No make up!

Sí, también están quienes confiesan que prefieren salir a la calle con barbijos para evitar arreglarse: mascarilla puesta y ¡nada de make up al hacer las compras el domingo!

Múltiples opciones de barbijos en los mercados barriales.
Su uso es tan frecuente que son parte de sus animaciones y películas.

Diseño y moda

El barbijo se convirtió en un accesorio tal que su mercado es inmenso.

Los más originales son populares entre los más jóvenes, que los utilizan como una manera de diferenciarse del resto: de la misma manera que teñir su pelo u optar por distintos looks.

Los tapabocas, una manera de diferenciarse.

Hace ya unos años que en los países asiáticos los barbijos se convirtieron en un hit entre quienes eligen ir muy lookeados, con modelos especialmente diseñados.

Un mercado de lujo

El interés por diferenciarse con un barbijo con diseño es tal que casas de lujo como Gucci, Fendi y Louis Vuitton llegaron a crear diseños especiales para vender en el mercado asiático.

Una escena preFashion Week, no hay ambiente donde las asiáticas eviten utilizar los barbijos.

Beauty

Y así como están quienes optan por ellos para cubrise la cara, también están quienes hicieron uso de los barbijos como accesorio de belleza: los eligen para afinar el rostro -un rostro pequeño en Asia es considerado más bello- y destacar la mirada. Hacer énfasis en ojos bien maquillados.

Los barbijos le suman ese toque de misterio a los looks. Las asiáticas los eligen para destacar sus ojos.

La privacidad

En los países asiáticos, las máscaras se convirtieron en los nuevos anteojos de sol, dan privacidad. Y es por eso que son tan populares: llevar los barbijos puestos y usar auriculares se convirtió en la manera de los más jóvenes de aislarse y evitar comunicarse con el otro. Una forma de distanciamiento social.

También se transformó en una herramienta para que asiáticos tímidos eviten que los molesten.

Shen Yue, la actriz de “Jardín de Meteoros” y “Un amor Tan Hermoso oculta tras su máscara.

También, una forma de ser anónimos usada con frecuencia por las celebrities (especialmente en Corea) para evitar ser reconocidas.

Los integrantes del grupo musical BTS, con sus barbijos.

Miles de fans de los k-dramas (las novelas coreanas que hoy arrasan online) y de artistas como BTS sintieron curiosidad al ver a sus ídolos usando barbijo. Hoy, los portan con orgullo, como símbolo de pertenencia.

Más sobre barbijos: Video: El Dr. Daniel López Rosetti explica paso a paso cómo hacer un barbijo casero reutilizable

Notas relacionadas