Toilettes: 8 recursos para aprovechar al máximo el (poco) espacio

El diseño de los más chiquitos de la casa exige potenciar el ingenio para aprovechar mejor los pocos metros disponibles. Mirá estas 8 opciones para lograrlo.

Estantes sobre el inodoro. (Pinterest).

Columna de estantes

En espacios pequeños como el toilette, cada metro libre cuenta. En general, por encima del inodoro hay un espacio vacío que bien vale la pena llenarlo. ¿Cómo? Con estantes voladizos que ofrezcan un valorado espacio de apoyo y guardado. Unas lindas canastas de mimbre pueden ser muy útiles como contenedores.

Armar un nichi aprovechando la profundidad que se roba la descarga del inodoro. (Pinterest).

Nichos de guardado

Si estás diseñando el toilette desde cero, podés hablar con el constructor para evaluar la posibilidad de sumar un nicho vertical con estantes en el espacio extra que se le deja a la pared para montar (escondida) el depósito del inodoro. Claro está que en estos espacios conviene optar siempre por sanitarios sin mochila (en este caso, un diseño suspendido, de Ferrum).

Armar una mesada ultra delgada con bacha de apoyo. (Pinterest).
Otra opción de mesada slim, con estante en voladizo y bacha de apoyo. (Pinterest).

Mesadas slim

Largas y angostas, las mesadas slim te ofrecen una superficie de apoyo angosta pero alargada, con el ancho justo para una bacha de apoyo rectangular con grifería en esquina. Tienen 25 cm de ancho, de modo que con esa misma medida de ancho de mesada, es suficiente.

Las mesadas en ángulo, ideales para toilettes mini. (Pinterest).

Mesadas en esquina

Si el espacio apremia, ¿por qué no aprovechar las esquinas? Una mesada en chanfle puede garantizar el espacio justo para acomodar bien la bacha de apoyo y su grifería. Incluso, puede sumar un espacio extra por lo bajo como apoyo o guardado.

Un módulo dos en uno para un toilette en el mínimo espacio de un bajo escalera. (Pinterest)

Toilettes en el bajo escalera

Si se trata de aprovechar cada metro al máximo, el hueco que queda en el bajo escalera es uno de los favoritos. Y aunque muchos lo reservan como espacio de guardado, a falta de baños bien puede ser el indicado para contemplar un toilette. Una columna que contemple la mochila de descarga escondida y sume por encima el espacio justo para una mini bacha, puede ser una buena solución.

La escalera toallero, gran aliado de baños chicos. (Pinterest).

Escaleras toalleros

Un recurso práctico y que encima queda genial: una vieja escalera de obra apoya por detrás del inodoro. Es ideal para usar como toallero, pero podés sumarle algún extra, como unos canastos enganchados, y tenés un extra como lugar de guardado.

Las bachas mini, un clásico de los toilettes más chiquitos. (Pinterest).
Mesada e inodoro en voladizo, dan sensación de mayor espacialidad. (Pinterest).

Bachas mini y en voladizo

El diseño de bachas ha mutado en estos modelos que no tienen más de 20 o 25 cm de profundidad, lo justo y necesario, sobre todo para un toilette. Vienen opciones de apoyo o en voladizo, algunas incluso con un accesorio toallero en el frente o el lateral.

Para diseñar in situ, un módulo con tres funciones. (Pinterest).

Tres en uno

Si estás armando el toilette desde cero o en plan de reformas, aquí una buena solución: un mismo módulo, de tan sólo 25 cm de profundidad, que contemple la bacha de apoyo, el hueco para enganchar el porta papel higiénico y el sostener el cepillo de limpieza.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba