6 Ideas para meditar en movimiento

meditacion

Un experto en Mindfulness nos enseña trucos para meditar… incluso cuando seguimos la rutina del día a día en cuarentena. ¡Ideas prácticas y gratis!

El mindfulness activa redes neuronales relacionados al bienestar. Foto: Pexels.

¿Dónde empieza la mente y termina el cuerpo? “La mente y el cuerpo son como el mar y las olas: Son dos y también es uno. Lo que pasa en la mente influye en el cuerpo y lo que pasa en el cuerpo influye en la mente“, explica el director del programa Mindfulnes en Universidad Ditellla Francisco Vanoni. Lo maravilloso es que esta “interrelación” permite que al volver a “habitar” a nuestro cuerpo (sentirlo, escucharlo, respetarlo) repercuta de manera directa con la salud de nuestra mente. 

En momentos tan desafiantes como los que vivimos actualmente, Vanoni asegura que la meditación es una llave para acceder a nuestra paz interior: “Las neurociencias contemplativas comprueban que la práctica sostenida del Mindfulness genera activación de redes neuronales relacionados al bienestar. Mientras que hay una disminución del hipotálamo y la amígdala (áreas del cerebro relacionadas a la respuesta de estrés ) hay una activación de la ínsula y la corteza prefrontal izquierda asociadas a un manejo adaptativo de las emociones, la empatía y la compasión”, asegura el presidente de Visión Clara Minfulness Argentina.

La mejor parte es que todos podemos acceder a las prácticas meditativas… No hace ser un iluminado, tener antecedentes como yogui ni experiencia en el mundo de los matras. Y si no, animate a probar las siguentes propuestas que Fran Vanoni nos preparó para las mujeres de Para Ti.

Disfrutar del momento presente en el día a día. Foto: 123 RF.

Tips para empezar a entrenar la mente

Hacé una sola cosa por vez: enfocate en lo que estás haciendo. Sentí los movimientos que requieren la acción, conectate con la posición de la columna, concentra tu atención solo en eso que está sucediendo.

Conectate con los sentidos: un mate, tu canción preferida, el perfume de una flor pueden convertirse en una práctica de Mindfulness. Basta con llevar tu atención a sentir,oler, saborear, escuchar, mirar. Hazlo sin prisa como si fuera la primera vez que conectas con esa experiencia.

Prestá atención al cuerpo en movimiento: reconocer sensorialmente los músculos que se activan  y los que se relajan para cada movimiento cotidiano. Caminar, agacharse, subir una escalera. Trata de reconocer que estas utilizando la tensión necesaria y nada más que necesaria para esa acción cotidiana.Conectarte con las partes del cuerpo que están en el espacio, con las partes del cuerpo que apoyan.

La meditación activa consiste en la presencia en la acción. Foto: 123 RF.

Experimentá una ducha meditativa: gran oportunidad para seguir con tu práctica de Mindfulness. Sentí la temperatura del agua, el contacto con la piel. Date cuenta ¿Esta la mente donde está el cuerpo? . Masajea con consciencia la cabeza cuando te la laves , conectate con lo sutil,el olor del agua,los sonidos, los silencios.

Puede interesarte

Conectate con tu cuerpo antes de dormir: ideal que luego de la “ducha meditativa” dediques unos momentos a poder entrar en tu cuerpo a través de las manos. Puedes incorporar el uso de una crema que te guste para ir masajeando con consciencia cada recoveco de la cara. Frente y pomulos, nariz, mandíbula.También reconocer sensaciones en las orejas, el cuello  y la garganta a través del masaje.

Conectate con tu cuerpo antes de salir de la cama: un nuevo día comienza. Una nueva oportunidad de vivir presente, de volver a practicar Mindfulness. Tomate unos minutos para hacer fiaca en la cama. Movimientos libres, rotar articulaciones , estirarse y bostezar. Unos momentos de silencio para repetir internamente ” Un nuevo día comienza. Una nueva oportunidad para estar presente”.

También te puede interesar: Fatiga cognitiva, el nuevo síndrome de la cuarentena

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba