Belleza

Cómo decolorar tu pelo y no morir en el intento

Si sos de las mujeres que les gusta experimentar con el pelo, seguramente conocerás que esta técnica es distinta a la oxidación, ya que para llegar a algunos tonos más claros como un rubio se debe decolorar primero.

Ahora bien… si es tu primera vez y te estás preguntado si teñirte dañará tu pelo, la respuesta es sí. El cabello puede quebrarse, caerse o resecarse pero no son todas malas noticias: si buscas el mejor producto, lo hacés de forma correcta y estás atenta a su avance no tenés que tener miedo.

Eso sí, se recomienda para el después usar baños de crema, lo mantendrán saludable.

Si después de esta información seguís pensando en este tipo de cambio para vos, antes de ir a tu peluquero de confianza, leé los siguientes consejos:

1.       Tu cabello está a punto de sufrir un gran desgaste, por eso es preferible que esté fuerte y resistente antes de la decoloración. Es importante que lo prepares antes de tu turno en la peluquería, usá una mascarilla o realizá un tratamiento hidratante cada dos noches durante las dos semanas previas a ese día.

Si es posible… días antes evitá el shampoo y optá por lavarte directamente con un acondicionador pero la noche anterior, si tenés en tu casa, aplicá aceite de coco o argan en el cuero cabelludo y en las puntas.

2.       Antes de elegir el color de la tintura, tené en cuenta que todos los colores (desde el más claro al más oscuro) tienen un código que los identifica, estos van del 1 al 10. Por ejemplo, el negro más oscuro es el nivel 1 y el rubio más claro es el 10.

 

Además, el cabello también tiene un pigmento base. Qué quiere decir esto, que cuando se decolora el cabello, se retira el color y lo que queda expuesto es el pigmento. Cuando tu tono es muy oscuro, el proceso toma más tiempo, por eso no es una buena idea tener todas las sesiones juntas si lo que querés es llegar a un rubio.

 

Menos es más dicen, y definitivamente es el caso. Hacer las cosas de un modo más lento minimizará el daño.

 

3.       Mejor es esperar a tenerlo seco. Para combatir los efectos, cambiá tu crema de enguaje por una que sea especialmente para cabello dañado.

 

4.       Un buen shampoo impedirá que el pelo se ponga demasiado amarillo, naranja o incluso rojo. Expertos aconsejan productos naturales y sin sal. En cuanto al lavado: entre los primeros 7 o 10 días posteriores a la decoloración, hacerlo cada 2 0 3 días.

 

5.       Tener cuidado con la exposición al sol o agua de mar. Si te vas de vacaciones, decolorate con tiempo.

No te olvides, tu nuevo look valdrá la pena solo con paciencia.

Notas relacionadas