Temporada de chimeneas: consejos e ideas para encender el ítem más cálido de la decoración de invierno – Para Ti
 

Temporada de chimeneas: consejos e ideas para encender el ítem más cálido de la decoración de invierno

Protagonistas de cualquier ambiente donde se encuentren, los hogares de mampostería imponen respeto. Decidir su ubicación y revestimientos es tan importante como definir cualquier espacio clave de la casa. Consejos para repasar a la hora de construir una chimenea desde cero o encender los primeros fuegos del año.
Deco
Deco

Funcionalidad y diseño: éstos son los dos parámetros que debe conjugar una buena chimenea a leña. Es decir, debe cumplir su rol de calefaccionar el ambiente, ser medianamente fácil de usar y mantener, ser durable (no rajarse, por ejemplo) y además, ser bonita, ya que seguramente será el centro de todas las miradas.

Una chimenea de encastre, con frente de vidrio, montada en una estructura con el tiraje revestido en madera maciza rústica. (Pinterest)

Cómo elegir la ubicación y medidas de la chimenea

Pensá detenidamente cuál es el espacio que querés calefaccionar. Consultá con un especialista si el tiro de la chimenea alcanza para cubrir los metros necesarios y si el lugar elegido es el adecuado.

Como norma general, una chimenea deber tener entre 70 centímetros y un metro de ancho de ancho.

Un cálculo rápido: medí los metros cuadrados que tiene el ambiente, reducilos a centímetros y añadí un 15% a esa medida. Con esta ecuación podés calcular que un espacio de 50 metros cuadrados puede necesitar una chimenea con 75 centímetros de ancho.

Para un living despojado y minimalista, una chimenea de mampostería con todo el bloque en riguroso blanco. (Pinterest).

La chimenea es una elección a largo plazo

Las chimeneas no son un simple elemento decorativo. Por el contrario, no sólo su función resulta esencial sino que su construcción (formato, tiraje, ubicación) y los materiales elegidos para revestirla, no son algo sencillo de cambiar. De ahí la necesidad de diseñarla con un especialista y definir su estilo con visión de futuro.

La impresionante chimenea en esquina de La Manga, la casa de campo de @majo_firreri. Está en pintada con Recuplast color gris 8302 de Sinteplast con terminación gruesa s´ímil piedra. "La hicimos bien grande para poder cocinar ahí, poner un caldero sentarlos a su lado cuando está encendida", cuenta Majo.

El tiro perfecto para una chimenea

Para que el fuego sea óptimo y placentero, necesitarás que el tiro de la chimenea sea el adecuado. De lo contrario, no solo quemará mal sino que la casa se llenará de humo. Muchas veces el tiro no funciona bien porque la chimenea no es lo suficientemente alta. Esto se soluciona alargando la salida.

Placas de porcelanatos símil metal óxido para esta moderna chimenea encastrable. (Pinterest).

Limpieza y mantenimiento de chimeneas

Al comienzo de cada frío y /o cuando la chimenea estuvo mucho tiempo sin uso, es imprescindible realizarle una limpieza profunda.

  • Revisá el conducto por el que sale el humo, ya que puede acumular residuos y adherirse a las paredes. En cualquier caso, te recomendamos limpiarla al menos una vez al año.
  • Limpiá el interior y el conducto con cepillos abrasivos y de nylon, además de una escoba. Los ladrillos se pueden limpiar con el cepillo rígido mojado en agua y las manchas de hollín con un trapo humecido (si son muy intensas, mezcla en partes iguales agua y amoníaco y colocalas en un frasco con spray).
  • Barré siempre las cenizas de veces anteriores.
  • Chequeá que la chimenea esté correctamente deshollinada para que se produzca una correcta combustión y evacuación del humo.
  • Prepará varios troncos de madera pequeños para colocar inicialmente en tu chimenea.
Una chimenea resuelta en un bloque vertical revestido en madera maciza gastada. (Pinterest).

Consejos para usar la chimenea de forma segura

  1. Usá solo leña seca: por su humedad, la leña verde favorece la creación de hollín. Almacená al menos seis meses la leña verde antes de usarla o elegí sólo aquella que ya se haya secado.
  2. No quemes otros materiales. A falta de leña, podés usar briquetas o pellets y por supuesto, arrancar el fuego con papel. Pero sólo eso. Otros materiales pueden fomentar o ascelerar la aparición de hollín: papel de regalo o ilustrado, cartón o basura, plásticos o aluminio, maderas pintadas o enchapadas, no son bien recibidos por las chimeneas.
  3. Arrancá con un fuego pequeño y vivo: lo mejor es lograr un fuego bajo pero bien mantenido. Los fuegos pequeños pero vivos arden por completo, lo que los diferencia de los grandes y lentos. Evitá siempre añadir trozos de madera muy grandes o muchos al mismo tiempo para que la llama no sea desproporcionada: hay que ir de a poco.
  4. Al terminar, quita la ceniza cuando esté fría: la ceniza de las chimeneas pueden parecer apagadas, pero en muchas casos siguen calientes. Como conservan la capacidad de encender fuegos durante varios días, hay que tener con mucho cuidado a la hora de desecharlas. Si podés, colocalas en un recipiente metálico, humedécelas y cubrí con una tapa metálica.
Chimenea con gogar encastrable sobre plataforma de hormigón, leñeros laterales y tiraje en hormigón alisado. (Pinterest).

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig