Tipos de yoga: cuál es el que más se ajusta a tus objetivos – Para Ti
 

Tipos de yoga: cuál es el que más se ajusta a tus objetivos

Hay toda una filosofía milenaria en la que se apoya la práctica del yoga, que posee múltiples variantes con diferentes objetivos. Te contamos cuáles son para que elijas la que puede ajustarse mejor a los tuyos y puedas disfrutar de los beneficios físicos, mentales y espirituales que te puede brindar.
Fit
Fit

El yoga es una práctica de cuerpo y mente que tiene más de 5 mil años de antigüedad, proveniente de la antigua filosofía india. Y se ha popularizado como una forma de ejercicio físico basado en posturas que promueven un mejor control de la mente y el cuerpo, lo que aumenta el bienestar.

Aunque hay muchos tipos de yoga, la mayoría incluyen ejercicios de respiración, meditación y la adopción de posturas (a veces llamadas asanas o posturas) que estiran y flexionan varios grupos de músculos.

Para transmitir su mensaje espiritual y las sesiones de guía, el yoga a menudo utiliza la imagen de un árbol con raíces, un tronco, ramas, flores y frutos. Cada una de estas ramas tiene un enfoque y un conjunto de características diferentes.

Las seis ramas son:

Hatha yoga: la rama física y mental diseñada para preparar el cuerpo y la mente.
Raja yoga: involucra la meditación y la estricta adherencia a una serie de pasos disciplinarios conocidos como los "ocho miembros" del yoga.
Karma yoga: es un camino de servicio que apunta a crear un futuro libre de negatividad y egoísmo.
Bhakti yoga: apunta a establecer el camino de la devoción, una forma positiva de canalizar las emociones y cultivar la aceptación y la tolerancia.
Jnana yoga: se trata de la sabiduría, el camino del erudito, y el desarrollo del intelecto a través del estudio.
Tantra yoga: es el camino del ritual, la ceremonia o la consumación de una relación.

El yoga moderno ha evolucionado con un enfoque en el ejercicio, la fuerza, la flexibilidad y la respiración, que tienen como consecuencia un aumento del bienestar físico y mental. Ningún estilo de yoga es más auténtico o superior a otro: simplemente tienen diferentes objetivos y características.

Tipos de yoga

Ashtanga yoga:

Utiliza antiguas enseñanzas de yoga y fue muy popular durante la década de 1970. Aplica seis secuencias establecidas de posturas que vinculan rápidamente cada movimiento con la respiración.

Bikram yoga:

Se realiza en habitaciones calentadas artificialmente a temperaturas de casi 105 grados y 40 por ciento de humedad. Consiste en 26 posturas y una secuencia de dos ejercicios de respiración.

Hatha yoga:

Es un término genérico para cualquier tipo de yoga que enseñe posturas físicas. Sus clases suelen servir como una introducción suave a las posturas básicas del yoga.

Iyengar yoga:

Se centra en encontrar la alineación correcta en cada postura utilizando una serie de accesorios, como bloques, mantas, correas, sillas y almohadones.

Yoga Jivamukti:

Significa "liberación en vida" y surgió en 1984. Incorpora enseñanzas y prácticas espirituales que se centran en el flujo rápido entre las poses en lugar de las poses en sí mismas.

Este enfoque se llama vinyasa, en la que cada clase tiene un tema que se explora a través de las escrituras del yoga, el canto, la meditación, el asana, el pranayama y la música. El yoga jivamukti puede ser físicamente intenso.

Kripalu yoga:

Este tipo enseña a los practicantes a conocer, aceptar y aprender del cuerpo. Un estudiante de Kripalu aprende a encontrar su propio nivel de práctica mirando hacia adentro. Las clases suelen comenzar con ejercicios de respiración y estiramientos suaves, seguidos de una serie de posturas individuales y relajación final.

Kundalini yoga:

Significa "enrollado, como una serpiente" y es un sistema de meditación que tiene como objetivo liberar la energía acumulada. Sus clases comienzan y terminan con cantos. Entre medio, incluye asanas, pranayama y meditación personalizada para crear un resultado específico.

Yoga del poder:

A finales de los 80, los practicantes desarrollaron este tipo de yoga activo y atlético, basado en el sistema tradicional de ashtanga.

Sivananda:

Es un sistema basado en una filosofía de cinco punto: la respiración adecuada, la relajación, la dieta, el ejercicio y el pensamiento positivo trabajan juntos para formar un estilo de vida yóguico saludable. Típicamente usa las mismas 12 asanas básicas, con saludos al sol y posturas de savasana.

Viniyoga:

Puede adaptarse a cualquier persona, independientemente de su capacidad física. Sus profesores requieren un entrenamiento profundo y tienden a ser expertos en anatomía y terapia de yoga.

Yin:

Una práctica de yoga tranquila y meditativa, también llamada yoga taoísta, que permite la liberación de la tensión en las articulaciones clave, incluyendo: los tobillos, rodillas, caderas, parte posterior del cuerpo, cuello y hombros. Sus posturas son pasivas, lo que significa que la gravedad carga con la mayor parte de la fuerza y el esfuerzo.

Yoga prenatal:

Su objetivo es mejorar la salud de las embarazadas y también ayudar a ponerse en forma después del parto.

El yoga restaurador:

Es un método de yoga relajante que consiste en hacer cuatro o cinco posturas sencillas, utilizando accesorios como mantas y almohadones para sumergirse en una profunda relajación sin hacer ningún esfuerzo para mantener la postura.

Beneficios físicos del yoga

Hay numerosos estudios que sostienen que las técnicas de relajación incorporadas en el yoga pueden disminuir los dolores corporales, así como controlar la presión arterial y reducir el insomnio.

Otros beneficios físicos del yoga: aumento de la flexibilidad, aumento de la fuerza y el tono muscular, mejora de la respiración, la energía y la vitalidad manteniendo un metabolismo equilibrado, ayuda a mantener un peso saludable, mejora la salud cardiovascular y circulatoria, mejora el rendimiento atlético y brinda protección contra las lesiones.

Beneficios mentales

El yoga puede ser muy beneficioso para manejar el estrés, una afección que puede manifestarse de muchas maneras, incluyendo dolores de espalda o de cuello, problemas para dormir, dolores de cabeza, abuso de drogas e incapacidad para concentrarse. El yoga puede ser muy efectivo para desarrollar habilidades para sobrellevar la situación y alcanzar una perspectiva más positiva de la vida.

La incorporación de la meditación y la respiración en el yoga puede ayudar a mejorar el bienestar mental de una persona. La práctica regular de yoga crea claridad y calma mental, aumenta la conciencia del cuerpo, alivia los patrones de estrés crónico, relaja la mente, centra la atención y agudiza la concentración.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig