La educación sexual y su cumpleaños de 15 – Para Ti
 

La educación sexual y su cumpleaños de 15

En octubre recordamos los 14 años de la promulgación de la Ley de Educación Integral en Argentina (ESI). Andrea Orlandini, psicóloga, sexóloga clínica, educadora sexual, escritora y conferencista, reflexiona sobre el tema. 
Lifestyle
Lifestyle


En octubre recordamos los 14 años de la promulgación de la Ley de Educación Integral en Argentina (ESI). Por lo general, las fechas del calendario nos permiten establecer instancias de reflexión sobre el camino recorrido y lo que nos queda por recorrer. Transitamos una época de cambios culturales trascendentes que felizmente se han acelerado y que poco a poco, si bien falta, nos van mejorando la calidad de vida. En este sentido, en lo que respecta a la ESI, cada octubre nos viene muy bien para hacer un balance.

El trabajo de estos años ha dado sus frutos, por ejemplo, con lo evidenciado por el estudio publicado por el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, con quien he tenido la satisfacción de compartir instancias de capacitación e intercambio de experiencias, que reveló que entre el 70 y el 80 por ciento de los niños, niñas y adolescentes, de entre 12 y 14 años, comprendieron que fueron abusados o abusadas después de recibir clases de educación sexual.


Es necesario que sigamos trabajando para eliminar el sexismo, los estereotipos y las violencias en favor de una sociedad más justa, equitativa y humana. Si bien es una tarea colectiva, es necesario que las autoridades educativas puedan detectar cuáles son las dificultades en aquellos lugares donde no estamos pudiendo ser más efectivos.


En esta dirección es muy oportuno que el Ministerio de Educación de la Nación haya puesto en marcha el Observatorio Federal de la Educación Sexual Integral como un espacio participativo y multisectorial destinado a generar conocimiento sobre el nivel, las formas y los modos de implementación de la ESI en todas las jurisdicciones del país y escuchar las voces de los protagonistas.


Y más aún en un año donde la pandemia nos puso frente al desafío de seguir educando con creatividad y poniendo el máximo esfuerzo para superar las dificultades. Son tiempos donde más que nunca necesitamos pensar en la educación y la salud de nuestra infancia y adolescencia.
En esta tarea es vital que podamos fortalecer la divulgación en la materia con el objetivo de concientizar, siempre con respeto y con responsabilidad, aprovechando cada espacio que se presente como oportunidad para intercambiar experiencias y compartir conocimientos.


Volviendo al calendario, el año próximo la Ley ESI cumplirá 15 años. Un número que nos aporta una simbología que nos invita nuevamente a pensar. Para la cultura azteca, cuando las niñas llegaban a los 15 años se acostumbraba a presentarlas ante el pueblo como mujeres que ya eran capaces de procrear. Una tradición que fue sufriendo algunas mutaciones pero que llegó a nuestros días en el modo de celebración que actualmente conocemos.


Sin adentrarme en consideraciones puntuales, que serían para otra columna, tomo el símbolo de “los 15” porque nos permite reflexionar entorno a cuestiones que son fundamentales en materia de educación, salud y derechos de las niñas, niños y adolescentes. El acontecimiento se basaba en una distinción que asociaba el paso de la niñez a la juventud de las mujeres con el ingreso a otra etapa de su vida en comunidad. Eran los 15 años del cuerpo, lo que posibilitaba a la mujer cambiar su posición en la sociedad y, por ejemplo, casarse.


Gracias a la labor incansable de muchas y muchos, hoy sabemos todos lo que hemos padecido como consecuencia de las apropiaciones culturales que se han sucedido a partir de costumbres como estas. Parece mentira que hayamos tardado tanto en poder revalorizar el lugar de la mujer -más allá de su “disponibilidad biológica”, desde su libertad de elegir y que gracias a ello, también, hayamos empezado a descubrir las nuevas masculinidades.


Sacándole provecho a la coincidencia de “los 15”, me permito proponerles que cuando empecemos a marcar los eventos de la agenda del 2021, tengamos conciencia de que vamos próximos a conmemorar los “15” de la sanción de la ESI y que tenemos las responsabilidad de llegar a octubre del año que viene con más y mejor educación sexual.


Vivir en igualdad, sin violencia y de manera más humana seguirá siendo la premisa. Estos 14 años hemos crecido en esta tarea pero debemos seguir trabajando para que los 15 años no sean solo objeto de celebraciones sino que sean parte de una etapa de la formación integral de las y los adolescentes para poder ejercer con libertad su sexualidad, sin mandatos culturales y con todas las herramientas necesarias.


Fuente: Andrea Orlandini es Licenciada en Psicología (UBA), sexóloga clínica, educadora sexual, escritora y conferencista.

Mirá también

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig