Comportamiento canino: pautas para tener en cuenta con tu mascota y mejorar la convivencia en casa – Para Ti
 

Comportamiento canino: pautas para tener en cuenta con tu mascota y mejorar la convivencia en casa

En el marco de la causa de impacto social #CuidadoAnimal que lleva adelante Grupo Atlántida dentro de la campaña Principios 2021, te proponemos conocer pautas y técnicas sobre la conducta de tu perro que te va a ayudar a construir un vínculo sano con él para toda la vida.  
Principios
Principios

"Nosotros debemos entender que los perros se comunican en otro idioma y que para poder relacionarnos mejor debemos pensar como perros. Ellos se manejan en manadas por jerarquía donde hay un Alfa que domina, luego Beta, Gama, etc. La familia que lo adopta, es su manada. Por lo tanto,  es importante que tengan en claro cuál es su lugar dentro de la manada para evitar problemas de conducta", es lo primero que nos explica la Dra. Cecilia Moreau, veterinaria (M.N. 8716), cuando le pedimos tips para mejorar el comportamiento de la mascota.

Y explica: "A veces, el problema principal en un perro con conductas indeseables tiene que ver con que no saben qué lugar ocupan dentro de su manada y están constantemente alertas y en disputa de su lugar. Es importante que todos los integrantes del grupo familiar estén por arriba del animal para evitar este tipo de problemas. Tener en claro esto, les genera a ellos tranquilidad, equilibrio y estabilidad".

Conseguirlo no es difícil y no le afecta en absoluto al animal, todo lo contrario: "Cuando hablamos de jerarquía, dentro de los individuos de la manada hay quienes están por arriba, los que son iguales y los que están por debajo. Con los superiores no se discute, con los que están por debajo tampoco. El tema es con los que comparten el mismo nivel de autoridad, que es con los que pueden querer marcar la diferencia. Son con los que "se discute o disputan las cosas", pone de ejemplo la especialista.

Descanso

En la manada hay ciertas pautas que se respetan según la jerarquía: especialmente el lugar de descanso, la provisión de alimento y otras cuestiones. En cuanto al lugar de descanso, Cecilia enfatiza: "Donde duerme el alfa, no duerme el beta. Sería conveniente que no duerman en la cama con ningún integrante de la familia. Tampoco sería bueno que duerman en lugares de control como lo es un pasillo. Tiene que tener su propio espacio donde pueda estar tranquilo y descansar especialmente cuando quiera aislarse o que nadie lo moleste".

Alimentación

"Es importante que coma después que los dueños ya que en la naturaleza comen por rango jerárquico, cuando come el  Alfa, no come el Beta ni el Gama. El que primero come es el que caza que es el Alfa (que en nuestro caso sería el dueño), es el que provee el alimento;  entonces todas las comidas que coincidan con las del grupo familiar, lo convenientes es tratar de que el perro coma después y no darles en el mismo momento;  hay que evitar darle de comer mientras comemos porque el perro entiende que está "cazando"  y por ende su lugar jerárquico empieza a modificarse", señala Cecilia.

Resumiendo, debería tener las comidas principales después de la cena familiar. Si no quiere comer en ese momento, lo ideal es retirarla y volver a ofrecerla un poco más tarde. No es beneficiosa la libre demanda de alimento en este sentido. Es bueno que el perro  entienda que depende del dueño para comer ya que eso lo posiciona como Alfa. Por este motivo, es importante que todos los integrantes de la casa les den de comer incluidos los niños.

Adiestramiento

"Para enseñarle cosas es importante el estímulo positivo. No hay que pegarle de ninguna manera ni ejercer violencia sobre ellos ya que genera lo contrario de lo que la gente espera", comenta la experta.

Para enseñarle en qué lugar hacer sus necesidades, debemos adelantarnos a lo que va a pasar para conseguir la respuesta deseada. "Es como un bebé: luego de comer hace caca, al rato que toma agua, hace pis. Cuando ves que toma agua, lo llevás al lugar que eligiste para que haga sus necesidades y ahí lo premiás. No hay que estrujarle el hocico contra el piso, ni pegarle con un diario. Está re contra probado que estas conductas no sirven porque no las entienden y pueden ser contraproducentes", dice.

"Algunas personas creen que pegarle al animal puede hacerles entender algo, pero estas conductas no solo están mal de base, si no que también pueden empeorar las cosas ya que el humano se pone a la misma altura del perro, es decir que corre el riesgo de que en la "discusión"  baje su jerarquía y entonces, si el perro siente que ganó la "batalla"  empeora la situación", agrega.

Respetar la jerarquía

Es importante que los momentos de juego y salidas sean iniciadas por el dueño. "Para esto se pueden hacer juegos que marcan jerarquía y son divertidos para el dueño como para el perro, como enseñarle a traer la pelotita, y que la entregue, o enseñarle a sentarse, dar la pata o lo que quieran siempre premiando con un mimo, con su alimento o diciéndole "muy bien". Se  sugiere realizar estos ejercicios al menos 15 minutos al día. El perro y el dueño se divierten, crean y fortalecen el vínculo", explica.

Sociabilización

Ante las dudas sobre el desarrollo del carácter del perro, la experta nos aclara: "Hay un período de sociabilización en la vida de los perros que dura hasta los 3 meses de edad. Es importante que en ese período conozca todo lo que va a naturalizar, por eso es importante sacarlo en auto, que conozca otras personas, que vea gente en bicicleta, que se acostumbre a ruidos de trenes, autos, la aspiradora, otros animales, etc.. Así va a reconocerlos y tomarlos como algo natural. Si bien no queremos que se contagie enfermedades virales ni parasitarias tocando la calle, se puede llevar en el auto, a upa, etc y así evitar el contacto con el suelo en los lugares que no son seguros para un cachorro en este aspecto (por ejemplo evitar espacios públicos grandes como las plazas). Es muy bueno aprovechar esta etapa para su futura vinculación con otros animales y personas".

Cecilia finaliza que debemos ser coherentes en la educación del cachorro y pensar cómo queremos que sea ese compañero que nos va a acompañar 8, 10, o 15 años. Enseñarle desde un principio las conductas que vamos a querer en él. Si lo tenemos a upa todo el tiempo, el perro luego con 3 años, pesando 15 kilos o más, posiblemente ya no vamos a querer tenerlo a upa y después él no va a entender porque esa conducta ya no es la deseada. "Todo lo que le enseñemos de cachorro, va a hacerlo de adulto: lo bueno y lo malo. Si vamos a tener un perro, debemos pensar que se necesita tiempo y mucha paciencia. Ellos lo retribuyen con amor incondicional y excelente compañía. No existen perros malos, existen adultos que no se tomaron el tiempo para enseñar, cuidar, y amar", concluye..

Acompañanos en las redes sociales usando los hashtags #Principios2021 y #CuidadoAnimal.

Fuente: asesoró en esta nota la Dra. Cecilia Moreau, veterinaria (M.N. 8716).

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig