Psicoterapia zen, ¿qué es y para qué sirve?

Una nueva terapia basada en el budismo nos invita a alinear nuestra mente y a llenar de optimismo nuestra vida.

La Psicología Zen, es una nueva terapia basada en filosofía budista. Foto: 123rf.

La Psicoterapia Zen es una nueva terapia basada en la filosofía budista, aplicando en los encuentros diferentes técnicas de meditación y atención plena, donde lo que se trabaja es la observación de sí mismo y el cese del sufrimiento. Quienes la dan se consideran “compañeros de camino” de los consultantes y ofrecen herramientas para trabajar juntos en el camino de la autosanación.

En su libro Psicoterapia Zen, el psiquiatra argentino y budista Jorge Rovner, señala que la mayoría de las personas que lo consultan llegan a él más con preguntas y problemas existenciales que temas de pareja o de trabajo. Más allá de lo que suceda en el día a día, las personas se sienten más preocupadas hoy por encontrar las causas de su sufrimiento y por conectarse con un sentido más profundo de su existencia. Todo esto se acrecentó en la cuarentena, cuando muchas personas se encontraron más de cerca con la “finitud” (por el contacto con la muerte, la enfermedad, el miedo) y empezaron a buscar caminos alternativos para encontrarse más en paz y en contacto con lo “importante”.

En la meditación zen se anima a los practicantes a focalizar su atención sobre dos aspectos esenciales: la “detención del pensamiento” y el logro de una “visión objetiva” del mundo que nos rodea. En principio sería observar que no dejamos de pensar, y que podemos observar ese caudal de “voces” internas sin necesariamente tener que creerles a todas. Sería entender la naturaleza efímera de nuestros pensamientos, que impiden llegar a nuestro propio centro. Si durante años construimos una “identidad” y nos llamamos “yo” como si fuéramos una unidad, coherente, sería como empezar a descubrir que tenemos varios personajes internos que responden a distintos mandatos y deseos. Esos personajes y esos pensamientos, serían, la causa de nuestro sufrimiento innecesario.

4 elementos fundamentales para trabajar

4 elementos fundamentales para trabajar. Foto: 123rf

1. Concentrarse en el aquí y ahora, en este momento presente

Es el objetivo de todas las técnicas de meditación, con práctica vamos dejando de estar absorbidos por nuestros pensamientos y nos conectamos con nuestro cuerpo, nuestras emociones. Al “aquietar” a nuestra mente, ésta deja de actuar como un filtro entre nosotros y la experiencia directa del momento presente, de lo que está ocurriendo ahora.

2. Conciencia del cuerpo

Cuando aprendemos herramientas como concentrarnos en nuestra respiración, llegamos a ser conscientes de nuestras sensaciones corporales, de nuestro cuerpo. Conciencia corporal es lo mismo que relajación. Relajar el cuerpo ayuda a relajar la mente.

3. Atención plena

Buda afirmó: “Con nuestros pensamientos creamos el mundo”. Prestando atención plena empezamos a conectar con lo que de verdad somos, y podemos observar la actividad de nuestra mente de un modo apacible y calmo.

4. Practicar el desapego

Nuestra mente inquieta, constantemente trayéndonos preocupaciones y temas del pasado o del futuro, está apegada a ideas que tienen que ver con lo que es bueno o malo que nos suceda, lo que deseamos y lo que rechazamos, y así sufrimos continuamente. Cuando la mente se mantiene ecuánime, no hay lugar para esas reacciones y no habrá, por consecuencia, sufrimiento. Meditar cinco o veinte minutos, depende de la práctica, pero siempre se trata de permitir a nuestra mente ir donde quiera, no apegándonos a nada. Y aceptando la cosas como son.

Practicando aquí y ahora por Nuria Docampo Feijóo

Consultora, Nuria Docampo Feijóo (@nuriamarciana),

Para mucha gente iniciar un camino en la meditación es algo que les suena muy lejano e imposible, por eso siempre les recomiendo, pequeños “paros”. Así, de a poco, nos vamos entrenando, como si aprendiéramos a tocar un instrumento, con paciencia y constantes intentos, sin esperar resultados inmediatos. Simplemente, transformando de a poco nuestro día a día. 

  • Es ideal para momentos cuando me siento muy agitado, nervioso, con miedo, intranquilo.
  •  Puedo hacer un paro en cualquier momento del día, de 2 a 5 minutos. Hago un stop en lo que estoy haciendo. Puede ser en la computadora, lavando los platos, caminando. Llevo la atención a mi respiración. Inhalo y exhalo por nariz. Puedo hacer que la exhalación sea un poco más larga.
  • Hago un pequeño scaneo de mi cuerpo. Tengo tensiones? Dónde? Me duele algo?
  • Aprovecho a estar aquí y ahora con lo que estoy haciendo. Si estoy lavando los platos siento el agua en mis manos, si estoy caminado siento mis pies.
  • Observo mis pensamientos, intento no engancharme, los observo y los dejo ir.  
  • Puedo llevar una mano a mi pecho o buscar los latidos de mi corazón. “Estoy en paz con lo que es”.
  • Recomendados Podcast

Lucas Casanova

Budismo en zapatillas

  • Libros

Budismo práctico

Jorge Rovner

Asesoró: Nuria Docampo Feijóo (@nuriamarciana), Astrología, Flores de Bach, Budismo y otras herramientas

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba