Cómo hacer el cheesecake japonés: una receta para prepararlo más esponjoso que el tradicional

Todas conocemos al cheesecake. Pero la versión japonesa de la tradicional torta de queso se hizo viral y ahora todas quieren aprender a hacerlo. El secreto: su textura esponjosa ¡Y así se prepara!

El cheesecake japonés y la receta más esponjosa de todas. Foto: gentileza @Mirutaki

A la hora de hablar de postres que se viralizaron, el cheesecake japonés lleva la delantera.

Se trata de un pastel de queso con un sabor sutil y bien suave, distinto al tradicional que se hizo famoso en los últimos tiempos por protagonizar capítulos gastronómicos nipones en series de Netflix.

En nuestro país el cheesecake japonés ya comienza a verse en las cartas de los restaurantes (por eso, prestá atención al pedir, para ver qué variedad te darán cuando digas “cheesecake”).

Al estilo japonés, su dulzor es bien tenue. Prepararlo y lograr su esponjosidad característica (que hace que se mueva al servirlo) lleva práctica, aunque si lo probaste alguna vez sabés que ¡vale la pena!

Atrevete prepararlo de la mano experta de Mónica Luna, pastelera de Mirutaki (@mirutaki). Esta es su receta perfeccionada:

Cheesecake japonés

Ingredientes (rinde 10 porciones)

  • 140 gr azúcar granulada blanca
  • 6 claras
  • 6 yemas
  • 50 gr. de manteca
  • 250 gr de queso crema firme
  • 100 cc de leche
  • Jugo de 1/2 limón
  • 50 gr de harina 0000
  • 20 gr. de almidón de maíz
  • 1/4 de cucharadita de cremor tártaro

Rinde un molde redondo de 22 cm de diámetro o uno cuadrado de 20 x 20cm.

Preparación:

El cheesecake japonés gana terreno en las cartas. Foto: gentileza @Mirutaki
  • PASO 1. Calentá la leche con el queso crema y la manteca.
  • PASO 2. Una vez tibio, agregá el jugo de limón y la harina con el almidón (filtrá en otro bowl para sacar posibles grumos).
  • PASO 3. Aparte, batí las claras con el azúcar y el cremor tártaro hasta formar un merengue con picos blandos. 
  • PASO 4. Incorporá el merengue con movimientos envolventes en tres partes a la mezcla de queso.
  • PASO 5. Volcá la preparación en el molde con papel manteca en la base y en la cintura. Intentá que no sea desmontable. Pero, si lo es, poné papel aluminio por fuera. 
  • PASO 6. Llevá al horno en baño María por 10′ a 170°c. Y después bajá a 90° con la puerta entreabierta por espacio de 40′. Luego cerrá bien el horno y dejar 40′ minutos más a esa misma temperatura.
  • PASO 7. Pinchá con un palillo. Si sale limpio, ¡ya está!

Su sabor es tan delicado y suave que podés degustarlo solo o, como en Mirutaki acompañarlo con una bocha de helado o frutas (todas le quedan bien).

También te puede gustar: Es el día del cheesecake, y esta es la receta con limón para celebrarlo

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba