Sabrina Uzal, la diseñadora que hace del diseño ético y sustentable una realidad – Revista Para Ti
 

Sabrina Uzal, la diseñadora que hace del diseño ético y sustentable una realidad

Desde que encaró su emprendimiento de diseño textil, lo hizo abordando tres ejes que considera ineludibles: cuidando el medioambiente, ofreciendo una propuesta justa para sus colaboradores y trabajando duro para hacer su proyecto sostenible en el tiempo. Cree que las nuevas generaciones, que tienen naturalizada esta visión, son las que con el tiempo lograrán cambiar la industria de la moda. Además nos cuenta en qué consiste su revolucionaria línea, Germinar, en la que le pone semillas a las prendas para que germinen una vez terminada su vida útil. 
Principios
Principios

Una prenda que, terminada su vida útil se convierte en una planta no es algo imaginario: es la propuesta -real y concreta- de Germinar, una de las líneas de indumentaria pensada y creada por la diseñadora Sabrina Uzal quien es, además, docente de la UBA.

Su propuesta es sostenible en un sentido integral, ya que contempla tres ejes principales: el medioambiental, el social y el económico. Esto se traduce en obtener materias primas de bajo impacto ambiental, ser justos con los colaboradores y lograr que el proyecto sea viable, para sostenerse en el tiempo.

La joven diseñadora asegura que nos encontramos frente a un cambio de paradigma en la moda que va más allá de las tendencias y que tiene que ver con una toma de conciencia, que viene de la mano de los pequeños y medianos emprendedores textiles: "Creo que es inviable que una marca vista al mundo, eso es poco sostenible. Quienes estamos detrás de este pensamiento tenemos la idea de llegar un poco más pero también con la idea de replicarnos en distintos lugares, más que en desde un mismo lugar abastecer a todos", sostiene en diálogo con Para Ti.

Es que su marca, Uzal, "tiene un proceso cíclico muy marcado, desde la materia prima hasta el descarte, con una concepción circular. Creo que es posible generar un cambio en nuestros procesos productivos, ese fue mi mensaje en estos tres años en los cuales me sentí más comunicadora que emprendedora en ese sentido. Estaba bueno tomarse el tiempo de comunicar el mensaje que uno tenía para dar y las investigaciones que llevan a que esto se puede hacer de otra manera menos dañina, más respetuosa con nuestro medio ambiente, con nuestros pares, con la gente que trabajamos, que es como lo integral del diseño ético", aclara.

Su mensaje implica trabajar día a día sosteniendo esta concepción que ve como algo que llegó para quedarse: "En un principio, creo se concibió la sustentabilidad como una moda, como algo pasajero que luego daba lugar a otra cosa. Y me parece que con los años se empezó a entender que esto no era solo algo que se podía banalizar con un etiqueta verde, sin evaluar si esa etiqueta respondía a cierta transparencia en la generación de ese producto. En ese sentido, se empezó a entender el cambio estructural que se está generando".

Desde su experiencia como docente de la UBA hace tres años, ve este cambio materialmente en sus alumnos: " Ellos proponen desde sus investigaciones y sin súper innovadores y tienen incorporado este concepto. Creo que en este sentido está trayendo un cambio que quizás es particular porque no vienen de desde las grandes marcas, sino de la multiplicidad de emprendedores que proponemos este cambio paradigmático y que creo se va a terminar de consolidar cuando el consumidor tome las riendas y exija esa transparencia en todo lo que consume y a las grandes marcas también. Creo que estos grandes cabios van a suceder porque no van a tener otra salida".

Prendas útiles más allá del vestir

Sabrina viene trabajando en una línea compuesta por prendas con textiles que contienen semillas, se llama Germinar y la trabaja con un concepto dinámico: cada temporada se van sumando ítems que siempre son intercambiables y compatibles con las colecciones anteriores. ""son atemporales. Buscamos que los ítems de todas las colecciones funcionen como una única colección, que vayan combinando entre sí, que no haya una tendencia muy marcada. Se hace un perchero muy dinámico".

¿De qué manera la produce? "Pongo las semillas en el interior del textil, ya que fabrico artesanalmente el principal textil de mi marca que es el fieltro, lo que me permite hacer una composición, con capas de fibra de vellón de lana. A estas capas les intercalo semillas -generalmente de uso hortícola y floral- que quedan como atrapadas en el interior del fieltro, pudiendo resignificarse como soporte plantable", explica.

Las prendas de Germinar tienen una vida útil como cualquier otra prenda, explica, y como cualquier prenda de lana, se lavan a mano con agua fría, con jabón blanco. Se secan, se pueden planchar porque por las características que tiene el fieltro que es ignífugo, puede tolerar la plancha y la semilla está protegida adentro. Su segunda vida comienza "en el momento en el que el consumidor decide dejar de usar esa prenda, simplemente la puede enterrar o cultivara hidropónicamente (no es lo más recomendable si uno no tiene los sustratos necesarios para mantenerla en vida fuera de la tierra) esas semillas a medida que el vellón de lana con el que está hecho el fieltro se empieza a biodegradar y a abrirse el tejido, esa semilla va teniendo lugar para emerger y crecer, dando este nuevo lenguaje como soporte plantable de ese textil".

Te invitamos a acompañarnos a lo largo de esta semana leyendo las diversas notas que todos los medios del Grupo Atlántida compartirán visibilizando la temática, y a sumarte a la causa en redes sociales utilizando nuestros hashtags #Principios2021 y #DeNaturalezaPositiva

Te puede interesar:

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig