¿Qué fue de la vida de Erin Brockovich (la mujer detrás de la película éxito que interpretó Julia Roberts)?

Se cumplen 20 años del estreno de Erin Brockovich, la película que se convirtió en un éxito de taquilla y le valió un Oscar a Julia Roberts. En esta nota te contamos en qué anda la verdadera protagonista de esta historia.
Erin Brockovich, hoy. Foto: IG

Decidida, desenfada, luchadora, tenaz. ¿Cómo no recordar aquel personaje de Erin Brockovich que Julia Roberts interpretó magistralmente en el año 2000 y por el cual recibió un Oscar, además de premios tales como un Globo de Oro, BAFTA, SAG y Critics Choice Awards? A 20 años del estreno de la película, Erin cumplió 60 años, continua con su activismo y su historia sigue teniendo buenos ingredientes para hacer otro éxito de taquilla.

Julia Roberts interpretando a Erin en la película. Y a la derecha, Erin en la época en que se hizo la película. Fotos: IG

Una película basada en una historia real

La vida de Erin Brockovich (Julia Roberts), una madre divorciada con problemas para encontrar trabajo, cambia el día que sufre un accidente automovilístico. Después de perder el juicio, la mujer cuestiona a su abogado, quien le dice que tiene poco personal por lo cual ella misma lo presiona y empieza a trabajar en el despacho.

Julia Roberts en la película. Foto: IG.

A raíz del expediente de un cliente, Donna Jensens, Brokovich decide investigar un caso que le llama la atención por la presencia en el de estudios médicos y la extraña “colaboración” de la empresa Pacific Gas and Electric Company (PG&E) que paga los gastos médicos del cliente y de toda su familia.

En 2001, Julia Roberts ganó un Oscar por la interpretación de Erin Brockovich. Foto: IG.

Así va descubriendo la relación directa entre las enfermedades del cliente y su familia con la contaminación de las napas de agua locales producida por la compañía de gas y electricidad que utiliza cromo hexavalente en sus procesos. Erin encuentra las pruebas y gana esta pulseada

La verdadera Erin Brockovich

Ahora Erin está detrás de la serie Rebel que está inspirada en su vida. Foto: IG.

Erin nació en un pueblo de Kansas y de chica sufrió problemas de aprendizaje debido a la dislexia. Se graduó en Arte y en 1981 fue elegida Miss Pacific Coast. Tras varios empleos temporales acabó trabajando como secretaria en una empresa de construcción y allí conoció a su primer esposo, Shawn Brown, pintor y decorador.

Tuvo un hijo con él, Matthew Brown, pero tras mudarse a Nevada la relación se terminó. Se instaló con su hijo en California donde sigue viviendo y volvió a casarse, esta vez con Steven Brockovich, con quien tuvo dos hijas-Elizabeth y Katie- y una relación corta, pero con su apellido se convirtió en una celebridad y hasta el día de hoy lo sigue usando.

Luego conoció a Jorg Halaby, quien lo llevó a conocer al abogado Ed Masry. Erin había sufrido un accidente de coche y necesitaba asesoría legal. Perdió el juicio pero se ganó el empleo que culminó con la mayor demanda civil de la historia de Estados Unidos.

Erin viaja por el mundo dando conferencias, pero le tomó cierta fobia al agua, así que en muchos lugares hasta se lava los dientes con cerveza para evitar el agua. Foto: IG.

Brockovich descubrió que el cromo hexavalente contaminaba las napas subterráneas por Pacific Gas and Electric era el responsable de las enfermedades que habían contraído varias familias de Hinkley. Gracias a la dislexia se había acostumbrado a memorizar y recordaba los datos de los más de 600 demandantes. Erin encontró pruebas y ganó la pulseada: cada uno de los más de 600 afectados recibió medio millón de dólares, y ella dos millones y medio. Se hizo rica de la noche a la mañana.

En la vida real, ella tuvo que estar hospitalizada porque las toxinas afectaron su salud y luego, cuando cobró su cheque, Jorg Halaby la chantejeó a ella y al abogado que si no le pagaban 310.000 dólares le contaría a los medios que ella y su jefe eran amantes y que era una mala madre. Finalmente fue arrestado junto con el primer marido de Erin, Sam Brown, que también estaba involucrado en el chantaje.

Erin en la ceremonia de casamiento de una de sus hijas. Foto: IG.

Durante tres temporada estuvo al frente del programa televisivo con la cadena Lifetime, llamado Justicia final con Erin Brockovich, además de un especial con ABC para motivar el levantamiento de un parque en Manhattan. También escribió un libro llamado Take It From Me: Life’s A Struggle, But You Can Win, que se posicionó en los libros más leídos del New York Times, en 2001. y posteriormente escribió dos thrillers (de ficción), en 2011.

Se casó de nuevo, esta vez con el cantante Eric Ellis, y por doce años más trabajó para Masry. Hasta el día de hoy continua llevando adelante demandas por temas medioambientales desde su propia consultora Brockovich Investigation & Consulting. La problemática del agua es uno de sus caballitos de batalla, y sabe tanto de potabilidad, que esto le provocó una fobia tal que cuando viaja a determinados países cuyo suministro no le ofrece confianza toma exclusivamente cerveza e incluso se lava los dientes con ella.

Su última batalla fue contra el anticonceptivo Essure, de Bayer, por sus efectos secundarios como graves infecciones, perforaciones ováricas e incluso depresión. Gracias a ella, la agencia federal dependiente del departamento de salud estadounidense lo retiró del mercado.

Erin se hizo millonaria de la noche a la mañana, pero no tuvo suerte en el amor. Dos parejas la chantajearon cuando cobró el primer cheque de 2 millones de dólares. Foto: IG.

Ahora, con 60 años, su último proyecto tiene que ver con una serie inspirada en su vida: junto a Krista Vernoff prepara Rebel, una versión televisiva de su vida en la que Katey Sagal interpretará a Annie ‘Rebel’ Bello, la “nueva” Brockovich junto a Andy García como abogado.

Erin da numerosas conferencias alrededor del mundo y suele trabajar en algunos casos en California, Texas, Florida, Michigan, Illinois y Missouri, mientras vive al sur de California. Además, se casó por tercera vez, es abuela y vive con su familia y sus cinco perros Pomeranians.

Ir Arriba