Quiénes son Noe y Sol Pardal, dos hermanas que dejaron todo para irse a vivir en un barco: empezaron a navegar por América del Sur y predican las bondades del yoga y la meditación – Para Ti
 

Quiénes son Noe y Sol Pardal, dos hermanas que dejaron todo para irse a vivir en un barco: empezaron a navegar por América del Sur y predican las bondades del yoga y la meditación

Son hermanas y hace unos años decidieron dar un cambio radical a sus vidas. Dejaron todo, sus profesión, su casa, su trabajo y sus amigos para dedicarse a lo que realmente aman: la navegación y la meditación.
Lifestyle
Lifestyle

Noe y Sol Pardal, dejaron sus profesiones de arquitecta y contadora para dedicarse a vivir de lo que realmente aman hacer, convirtiendo su hobby en su estilo de vida.

Así nace "Soltando Amarras", un emprendimiento que nació luego de haber hecho un cambio radical en sus vidas.

Noe y Sol Pardal dejaron todo en la ciudad para dedicarse a la navegación y recorrer el mundo.

Así fue que se embarcaron en el mundo náutico, pese a no tener a nadie de la familia relacionado en esa actividad y decidieron hacer el curso de yate vela y motor.

Desde la primera práctica sintieron una conexión instantánea. Cada vez que salían a navegar se sentían libres, y el momento de soltar las amarras y desplegar las velas era sublime.   

Sentir como el viento nos llevaba, escuchar el sonido del agua y conectarnos con la  naturaleza desde otro lado, fue lo que impulsó a las dos hermanas a embarcarse en esta nueva aventura.

Conectarse con la naturaleza es su gran porpósito.

Luego de finalizar el curso, pudieron cumplir el sueño de tener su primer velero que se llamaba Oasis. Era un velero chico de 24 pies pero para ella era su segundo hogar.

En cada salida de navegación que hacían se ponían a meditar cuando llegaba al atardecer, era un momento que disfrutában mucho.

Su mamá era profesora de yoga y desde chicas les inculcó la importancia de meditar y conectar con el momento presente.

Noe y Sol dejaron todo para embarcarse en una nueva vida

Un día cuando navegando con amigas les dijeron que tenían que ofrecer esta fusión que habían creado a los demás, porque era algo que les hacía muy bien, era una experiencia sanadora.

Pero en ese momento cada una trabajaba en el estado, y sólo tenían los fines de semana libres para navegar.

y fue en ese momento exacto que se les vino la idea de dedicase a lo que en su momento era un hobby, algo que amábamos hacer pero que jamás hubiéramos pensado dedicarnos a eso.

Su madre les inculcú la importancia de meditar y conectar con el momento presente.

Fue así que empezaron a juntarnos de madrugada, antes de que cada una vaya al trabajo para ir plasmando ese sueño realidad.

Crearon su página web, le pusieron nombre al proyecto, y estudiaron los servicios y recorridos que íban a hacer. Luego de mucho trabajo y dedicación hicieron la salida con los primeros tripulantes.

Y desde ese momento ya nada fue igual. Cada vez que íban a sus oficinas, ambas quedaban por Plaza de Mayo, donde continúamente había manifestaciones y piquetes, su humor ya cambiaba. Ya nada tenía sentido, habían perdido el interés a lo que hacían y empezaron a sentir que no estaban cumpliendo con su propósito de vida.

Un cambio de vida que las hace felices y les llena el alma

Pudieron expandirse con travesías a Angra do Reis en Brasil y Uruguay.

Sus profesiones ya no las llenaban y esparaban el momento de la salida del trabajo para sentirse “libres” y corrían hacia su “Oasis”, su segundo hogar, que esperaba por ella para desplegar las velas y navegar.

"Teníamos un largo viaje desde nuestras oficinas hasta la marina, pero con solo llegar a ver los últimos rayos del atardecer muestro día cambiaba rotundamente, se llenaba de sentido", nos cuentan las hermanas.

Comenzaron a salir todos los fines de semana y comenzaron a sumar tripulantes para sus paseos donde la meditación era una parte muy importante de ello.

Cada vez su "salida en velero" era muy solicitada y se llenaba de tripulantes y su barco de ese momento les empezó a quedar chico, por ello tuvieron que cambiarlo por uno más grande con todas las comodidades para cruzar el Océano Atlántico, al que llamaron Atlas.

Fue ahí cuando decidieron soltar sus profesiones, ya que las mismas las estaban amarrando a una realidad que no querían vivir.

"Fue dar cómo un salto al vacío, saber que ya no ibamos a tener un sueldo fijo, obra social ni jubilación pero que desde nuestro corazón no teníamos dudas que íbamos por el buen camino. Nuestro deseo de salir del sistema y ser libres de crear fue más fuerte que cualquier limitación que el entorno siempre quiere imponernos", dicen Noe y Sol.

Hoy, las hermanas Pardal, viven arriba de un velero y transmiten toda su energía y experiencia al mundo entero.

Y así fue que pudieron expandirse con travesías a Angra do Reis en Brasil y Uruguay.

Durante la cuarentena sucedió algo mágico, se expandimos a todo el mundo de forma virtual con talleres y creando su propia comunidad exclusiva para ayudar a los demás a despertar a su propósito de vida.

"Nuestro deseo es que suelten las viejas estructuras y creencias limitantes, para ser libre de crear y manifestar la vida que sueñan. Queremos construir una nueva humanidad empoderada y sin miedos, generando juntos un cambio de consciencia", concluyen.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig