La decoración se rinde a los pies del dorado: un toque de distinción y mucho brillo – Revista Para Ti
 

La decoración se rinde a los pies del dorado: un toque de distinción y mucho brillo

No todo lo que reluce es oro, pero qué bien le cae el dorado a una ambientación. En pequeños detalles, suma glamour sin excesos, imprime brillo y atrae la atención. ¿Otra ventaja? Se lleva bien en todos los espacios. Mirá estas ideas para usarlo en la dosis justa.
Deco
Deco

Sinónimo de elegancia (también de opulencia, en altas dosis) el dorado tiene el poder de imprimirle a cualquier deco (no importa su estilo) un gesto delicado, un acento glamoroso pero canchero a la vez.

Sorprende su ductilidad: en pequeños detalles, suma puntos en cualquier ambiente: en herrajes o lámparas de baños y cocinas, en el metal cromado de muebles o en cuadros y detalles varios en livings y comedores e incluso, por qué no, en los almohadones de un cuarto.

Una boca en dorado le imprime brillo a una decoración en blanco y negro. (Pinterest).

Cómo usar el dorado en su justa medida

Decorar con dorado exige un punto de moderación. Aunque esta norma es general a todos los colores, en el caso del dorado se hace todavía más evidente.

Por eso conviene siempre ir usándolo de a poco, en pequeñas dosis y en detalles puntuales, que luzcan sin brillo pero sin embriagar.

Oro y verde para un comedor súper elegante. (Pinterest).

Colores que mejor combinan con el dorado

No todos los tonos se llevan bien con el dorado. Por eso conviene primero hacer la prueba. Hay algunas combinaciones que se saben exitosas:

  • Dorado + blanco y negro.
  • Dorado + verde.
  • Dorado + fucsia.
  • Dorado + narnaja.
  • Dorado + violeta.
  • Dorado + azul

El dorado es un color apto para todos los ambientes

Todos los espacios de la casa pueden sumarse a la moda de los detalles oro. No sólo vale para livings, comedores y dormitorios. En la cocina y en el baño el efecto es impecable.

Podés sumarlo en las luminarias, en los herrajes de los muebles e incluso en la grifería: en la dosis justa, aporta un matiz decorativo elegante y chancherísimo a la vez.

Herrajes, lámparas y marco de la campana en oro envejecido, con un resultado impecable. (Pinterest).

Cómo combinar el dorado

Una lámpara de techo o de mesa, el marco de un espejo, un juego de cubieritos: todos pueden ser ser también elementos clave a la hora de decorar con dorado. Lo importante es saber mezclarlo con otros elementos que le bajen un poco su aura de elegancia y lo vuelvan más terrenal.

La madera y otros materiales naturales, como las fibras, son grandes aliados para contrarrrestar su excesivo glamour.

Otra opción es combinar dorados de distintos acabados: más brillantes con más opacos, mates o en oro envejecido. Este gesto le da dinamismo a la deco.

El dorado se lleva muy bien en baños. (Pinterest).

Las 5 reglas del dorado

1. Genera contrastes. Una mesa antigua con las patas en dorado se transforma en una pieza vintage.

2. Atrae la atención. El dorado funciona muy bien para resaltar un detalle o sector.

3. Suma brillo. Como cualquier acabado metálico, el dorado tiene el poder de hacer que la luz se refleje y rebote.

4. Es cálido. Entre los metálicos, es sin dudas el tono más cálido.

5. Se integra muy bien con la decoración. Sin importar el estilo del ambiente, un toque dorado nunca cae mal.

Blanco y dorado para un baño de revista. (Pinterest).

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig