Lifestyle

Claves para preparar compost

Fácil de preparar, ayuda a reciclar la basura que generamos. Conocé cómo prepararlo y las claves para incorporarlo en casa.
Fuente: Pixabay.

Cerca del 50% de la basura generada en los hogares contiene material orgánico que puede ser reutilizado en la elaboración de abono para cultivos y plantas. 

El compost es un proceso biológico, cuya duración se estima entre 3 y 6 meses, que permite la transformación de residuos orgánicos degradantes en un abono.

De esta manera, a través del producto resultante, se mejora la vida de los suelos y se fomenta el compromiso con el ambiente mediante la conciencia del reciclaje.

Más allá de su valor ecológico y social, esta actividad promueve el compromiso y fortalece los lazos familiares, ya que requiere de la colaboración de todos los miembros del hogar.

Además, contribuye de manera positiva a la salud y el bienestar de los jóvenes. 

¿Cómo compostar?

A su vez, este proceso se realiza mediante la utilización de una compostera, que puede ser construida artesanalmente o comprada.

En el caso de su fabricación, es factible utilizar maderas provenientes de pallets y un tejido tipo gallinero. Debe poseer un cierre que la cubra de las lluvias y que permita controlar la humedad del material orgánico.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través del proyecto Compostaje Domiciliario, promueve esta actividad y brinda asesoramiento durante el proceso de construcción y utilización de la compostera. 

Fuente: Pixabay.

En el caso de viviendas con espacio reducido o departamentos, se pueden implementar cestas de tela respirable que pueden conseguirse fácilmente a través de internet.

La utilización de este tipo de composteras acelera el proceso de formación del humus, reduciendo su obtención a un lapso de 45 a 60 días.

¿Qué se puede reciclar?

Podemos reciclar sobrantes de frutas y verduras, sacos de té, café, yerba, cáscaras de huevo.

También hojas secas, ramitas, restos de plantas, papel que esté impreso con tinta brillante (diarios, por ejemplo) o cartones como el de maples de huevos o el rollo del papel del baño.

No se utilizan plásticos, restos de origen animal, residuos lácteos, grasas, alimentos aceitosos o heces de mascotas. 

Para favorecer el proceso de descomposición, también es recomendable cortar los elementos en piezas de hasta 5 cm para que el contenido sea menos denso y esté más oxigenado.

Además hay que controlar las condiciones de humedad, es recomendable regar la compostera cada 15 días en invierno y 1 vez por semana en verano.

El abono estará listo para cosecharse una vez que no se pueda identificar el origen de los materiales.

Además debe encontrarse a temperatura ambiente, poseer olor a tierra mojada, color oscuro y aspecto homogéneo.

Notas relacionadas

Bitnami