Coaching: ¿Cuál es tu éxito incondicional? Ser para hacer – Revista Para Ti
 

#Coaching: ¿Cuál es tu éxito incondicional? Ser para hacer

Cuánto más y mejores resultados alcance, más reconocimientos voy a obtener y por lo tanto más voy a sentir que valgo. ¿Por qué valgo según este paradigma cultural? Es el planteo que se hace Zelmira Kroselj, directora de Zelmira K Comunicación y Coach Ontológico Fundación Protagonista de Cambio. Animate a la transformación.
Lifestyle
Lifestyle

Hoy me gustaría compartir un tema que siento que es clave para entender desde donde salimos al mundo y porque – no importa lo que hagamos - siempre somos suficientes, así como estamos siendo.

¿Salir al mundo? Sí, salir al mundo a mostrar nuestra luz, nuestros talentos, lo que tenemos para dar, cuál es la canción que amamos cantar. ¿Así cómo estamos siendo? Sí, así, perfectamente imperfectos. Y además disfrutando.

Habitamos y vivimos en una sociedad en donde el Ser Humano no vale por lo que es sino por lo que hace, lo que logra, lo que obtiene. ¡El resultado! Cuánto más y mejores resultados alcance, más reconocimientos voy a obtener y por lo tanto más voy a sentir que valgo. ¿Por qué valgo según este paradigma cultural? Por lo que hago y por lo que obtengo. Soy amado y valorado si hago. Si obtengo. ¿Y si no hago o no obtengo resultados? Cuando era más chica pensaba que llenarme de títulos y de cursos y capacitaciones iba a ser la llave para ser reconocida y valiosa. Ese sentir me trajo hasta acá, lo agradezco, me dio mucho. Pero sé que hoy no elijo en mi vida ese camino para lo que viene.

Aprendimos que así como somos estamos incompletos y que tenemos que completarnos en el afuera. Vale el que se saca diez. Me acuerdo cuando era chica y me sacaba una “mala nota” era castigada. En la secundaria el castigo era la suspensión de hockey, deporte que amaba con toda mi alma. Me acuerdo mentirle a mamá para no decirle que me había sacado un 4 en geografía. Wow. ¿A alguien le importaba como me sentía? ¿Y a mí me importaba? Hoy me respondo que seguro que no porque lo vivía en total transparencia. Importaba el 10. Solo eso. Y que no me suspendieran hockey. Siempre el resultado.

Aprender a disfrutar el camino

En la columna anterior escribí sobre los enemigos del aprendizaje, (ver link), allí hablaba sobre cómo nos enseñaron desde chicos a aprender de una manera lineal: salgo desde un punto, recorro un camino y llego a un resultado. Pareciera que el resultado es lo único que importa. El camino, el proceso, el disfrutar qué me pasa mientras aprendo pareciera que es irrelevante. Hoy puedo decir y sentir que no lo es. Me amigué con mi torpeza de aprendiz, me animé a decir “no sé” sin miedo, aprendí a respetar a los que saben más que yo. Me volví a abrir a lo nuevo.

En mi mirada el proceso para llegar a lo que quiero obtener es la clave para aprender a aceptarnos, a amigarnos con quién somos y a disfrutar lo que somos. ¡Poner mi ciento por ciento para llegar a mi objetivo es maravilloso pero desde un lugar de suficiencia, de validación de quién soy más allá del resultado! La autosuperación que nace de la suficiencia de quién soy es maravillosa. Me permite disfrutar el camino.

La búsqueda que nace desde la carencia, de no soy suficiente y salgo a hacer para que el afuera me acepte y me quiera tiene costos altísimos. ¿Sabén por qué? Porque no depende de mí. Porque no controlo lo que pueda pensar o sentir el otro. Y porque salgo a pedirle a otros lo que no me estoy dando.

Hoy te invito a dejar de agradar a otros y elegir agradarte a vos mismo

A moverte y dejar de hacer para obtener para habitar una nueva creencia luminosa de plenitud en el aquí y el ahora. No en el pasado que ya no podés cambiar. No en el futuro que no controlás. De abundancia y gratitud en el que estás siendo hoy. Aquí y ahora.


Te dejo algunas preguntas para que te respondas, si así lo deseás.

  • ¿Desde dónde salís a hacer? Desde la autosuficiencia de quién sos o desde la carencia?
  • ¿Elegís disfrutar el camino, observando tus logros, validando quién sos?
  • ¿Sentís que tenés que mostrar resultados para ser amado?
  • ¿Qué depende de vos para alcanzar tus resultados?
  • ¿Cómo te llevás con lo que no controlás?

El Éxito Incondicional va más allá de obtener el resultado. Surge de haber dado el 100%, de haber sido fiel a nuestros valores, de habernos esforzado al máximo y al mismo tiempo haber disfrutado el camino.” Esta frase la leí y la aprendí en la Escuela donde me formé como coach. Y hace un gran sentido hoy en mi vida. ¿Cuál es tu éxito incondicional?

Fuente: Zelmira Kroselj, directora de Zelmira K Comunicación y Coach Ontológico Fundación Protagonista de Cambio.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig