Laura Maffei: "La perseverancia fue lo que siempre me ayudó a salir adelante"
 

Laura Maffei: "La perseverancia fue lo que siempre me ayudó a salir adelante"

La prestigiosa médica, referente de la Endocrinología, en una charla íntima donde recorrió sus años de estudio, sus primeros pasos en la Medicina y también como emprendedora.
News
News

Laura Maffei es muchas cosas. Hace varias décadas ya que se acostumbró que, junto a su nombre, se diga la palabra "doctora". Claro, porque estudió Medicina y se especializó en Endocrinología Clínica.

Pero, no conforme solamente con eso, se animó a emprender y a fundar un centro médico especializado que lleva su nombre: Maffei Centro Médico. En tiempos en los que emprender, según cuenta, era realmente desafiante y algo "fuera de la época".

Tiene un curriculum impresionante en cuanto a investigaciones, charlas, docencia. Pero lo que realmente la apasiona son sus pacientes, el contacto con ellos, el indagar por qué les pasa lo que les pasa. Porque, si bien se confiesa una "fanática" de los procesos informáticos, todavía cree -con fuerte convicción- que el contacto humano no tiene reemplazo.

La doctora Laura Maffei protagoniza esta edición de Las elegidas y esta es la charla íntima que tuvo con Para Ti.

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

Cuando eras chica, tenías algún indicio que anticipaba qué camino profesional ibas a seguir?

-La verdad es que no, realmente no tenía idea, siquiera la más mínima, de que yo iba a hacer Medicina. No había médicos en la familia. Es más, cuando mi mamá se enteró que yo había elegido esa carrera ¡Se puso a llorar! Porque pensaba que todos los pacientes son para médicos hombres.

"Pobre, ¿no? Después venía y me abrazaba, y me decía: '¡Cómo me equivoqué!'. Con el tiempo entendí que era el temor que ella tenía, de que yo tuviera alguna barrera de tipo profesional. Pero no tenía ningún modelo, una inspiración o una motivación en particular una vocación nada".

¿Y qué crees que te llevó a eso?

-Hice orientación vocacional, que me dio para el área de las Matemáticas. Me dio más para el lado humanístico y biológico. Y a mí biología me dejó haciéndome ruidito. Y estudiaba en colegio Nacional Buenos Aires y había un lado humanístico muy importante... muchos médicos salen de ahí, así que creo que ahí me se fue juntando lo ambiental, lo biológico y ahí me sentí más identificada por ese lado más humanístico de la biología.

"La cuestión de atención médico- paciente, la relación fue lo que más me interesó".

¿Cómo eras como estudiante?

-Era bastante "traga", aunque también siempre fui bastante distraída. Me hacía un plan y -siempre repito- con todas las materias, como correspondía. Nunca dejé una materia colgada, pero bueno, como yo era medio soñadora (y lo sigo siendo), me hacía un planning de materias, examen por examen, con todo lo que tenía que estudiar.

"Me metía en la habitación, ponía una silla en la puerta, me llevaba café, mate, galletitas, queso, mermelada... ¡lo que fuera para no tener la excusa de salir! Porque, como yo soy muy distraída, me quedo pensando en cualquier cosa".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

Decidirse por Medicina y estudiar en París

Una vez que tomó la decisión de seguir Medicina, Laura Maffei tuvo que decidir en qué país estudiar la carrera. Por motivos laborales, sus padres debieron establecerse en Brasil y, para poder seguir estudiando allí, tenía que rendir todo el bachillerato en portugués o presentar un examen que era sumamente difícil. Pero, antes de eso, había tenido que hacer parte de la escuela secundaria en Brasil.

"Como manejaba el francés y había viajado en otras oportunidades a Francia, fue allí donde decidió instalarse sola a realizar la primera parte de su carrera".

"Decidí irme a Francia. Tenía 18 años y no había Internet... yo había estado un poco inmersa en la cultura francesa y un poco repetía la historia de mis padres. Mi padre era ingeniero químico, se vino a estudiar de Santa Fe y después fue a Francia a hacer un máster. A mi mamá no la dejaron viajar, por supuesto, porque no estaba casada. Recién cuando consiguió trabajo mi padre, se casaron por un poder y se fueron a París.

"Por eso, Francia fue siempre una segunda patria para nosotros. Pero, sí, con 18 años llegás a una ciudad preciosa -como Montpellier- pero no tenés a ningún conocido, no tenés internet, salen muy caros los pasajes, así que no era cuestión de estar viniendo cada tres meses o cada cuatro meses o cada seis meses: una vez por año ¡y con suerte!"

"Me contactaba con mis amigos y mis padres por carta, muy poco por teléfono porque también, en ese momento, era carísimo. Pero bueno, fue una experiencia maravillosa. Yo agradezco a la vida que me haya dado esa oportunidad... para mí fue lo mejor que me pasó en la vida".

"Porque me desafió muchísimo y porque hice un montón de cosas que si hubiera estado en Buenos Aires, no las hubiera podido hacer. Tuve otra cabeza, otra mentalidad. Fue muy especial y muy lindo".

"Moldeó mi personalidad y mi perseverancia. Si bien yo era muy ordenada cuando estudiaba en el Buenos Aires, en Francia todavía más: tenía que grabar las clases (aunque estaba muy fluida en el francés) luego las desgrababa, hacía un esfuerzo muy importante. Y, si hay algo que me ayudó a salir adelante -en un montón de aspectos de la vida- fue la perseverancia".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

"Si algo me parece interesante, no paro hasta conseguirlo"

"Eso creo que fue moldeado porque bueno, de 18 y a 21 años... una piensa hoy en sus hijos y decimos 'pobrecitos, son chiquitos', yo también me he sorprendido de decir eso de mis hijos".

"Mi padre me mandó a Francia con 18 años y no había nada de nada... me digo: 'Ubicate, que a esa edad estabas sola en Francia estudiando Medicina'"

"Creo que tenemos un poquito también aprender a soltarlos, aprender a confiar y tener en cuenta también que hoy es un medio mucho más difícil. Creo que Francia era mucho más segura de lo que es hoy. La sociedad era más segura de lo que es hoy".

Regreso a la Argentina: la expresión de una personalidad luchadora

"Tiempo después regresamos a Argentina: mi padre tuvo que hacerse cargo de un puesto y había una necesidad de reunificación familiar. Por otro lado, en esa época, para ejercer medicina tenías que ser francés y perdías la nacionalidad argentina por los convenios que había en ese momento (ahora cambiaron totalmente), y yo no quería perder la nacionalidad argentina".

"Además, le sumaron un año a la carrera, de práctica post exámenes y me pusieron un poco más lejos todo. Quizás yo ya estaba con ganas de volver también, ¿no?"

"Para mí fue lo mejor que me pasó en la vida -y lo digo siempre y nunca me voy a cansar de decir que este tipo de experiencias son maravillosas-. No todo el mundo la puede hacer, pero en la medida en que se pueda (a veces hay becas y cosas) creo que es lo mejor que te puede pasar en la vida. Pero llegó un momento que uno tiene ganas de volver nuevamente a su tierra".

"Ya tenia 23 años y había hecho buena parte de la carrera. Tuve mucha suerte porque me aprobaron todo rapidito. Yo me acuerdo que tenía muchas notas de 14, que es una notaza en Francia. Pero acá era 7: me fui profesor por profesor a pedirles una constancia del valor de esa nota para lo que era la institucionalidad francesa educativa".

"Fue un trabajo muy importante para mí. Primero, porque tenía que animarme a pedirle a cada profesor una cita. Dos, hablar con cada profesor, porque todos estaban intrigados, y fueron unos minutos que a mí me fueron dados por cada profesora, en forma individual, que de cada uno conservo una perlita".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

De alguna manera, con eso estabas volcando esa personalidad que forjaste...

-Creo que se forjó una personalidad luchadora... en general es muy difícil que afloje si tengo un objetivo.

¿Encontraste hostilidad, en este camino, por ser mujer?

-Vos sabés, todo el mundo me pregunta lo mismo. Y yo, a lo mejor como vivo medio en una palmera, no me di cuenta de que podría llegar a haber habido algo. Cuando estaba en la residencia, yo sabía que -por ejemplo- en el Güemes, no se podían hacer guardias, que en algunas prepagas de Argentina no se aceptaban mujeres. Pero justo, en ese momento, también hubo una mayor apertura, además muchas mujeres pedían mujeres.

"Decidí hacer Endocrinología porque es una especialidad que convoca. Porque somos las mujeres la que tenemos más patologías relacionadas con las hormonas y, a su vez, a mí me parece súper apasionante. Es integrativa, tiene mucho de la evaluación emocional, me apasionaba todo ese tema y era un tema más femenino".

Emprender en Argentina: contra todo (y contra algunos)

"Quizás sentí cierta hostilidad fue en la parte de emprendedorismo. No tengo tanto recuerdo de que, en ese momento, hubiera tantas médicas mujeres con centros médicos propios y que los fueran desarrollando. Ahí sí, sentí como más hostilidad, porque los médicos que ejercíamos en el hospital, que también hubo una un momento crítico, no había nombramientos, entonces era difícil quedarse. Me quedé de ocho años de forma gratuita, pero llegó un momento en que realmente, no era tan factible. A lo mejor, también, me tomó de un lado más sensible mío".

"Pero bueno, como ya dije: me pongo algo en la cabeza y no paro, así que seguí adelante, armé un centro médico y un día, me di vuelta, y tenía como 40 médicos alrededor. Y quizás ahí tuve noción de cuánto había crecido, y seguía creciendo".

"Hicimos un curso de perfeccionamiento en Endocrinología que sigue existiendo como marca nuestra de formación médica continua en endocrinología, un espacio donde nosotros compartimos los casos difíciles, donde nadie tiene ningún tapujo en decir 'y qué te parece esta paciente', brindándole al paciente la posibilidad de estar en un ateneo interno con muchos profesionales".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

Fundamental: la red de apoyo entre y para las mujeres

"A partir del 2000 desarrollé la parte de investigación clínica. Ahí tampoco éramos muchas las mujeres. Hubo momentos muy críticos en Argentina, después retomó la actividad después vino el Covid donde todo el mundo entendió el valor el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas".

"Participo en Vistage, una organización de colaboración entre pares para poder las PyMes tener ideas para poder sobrevivir. En las oleadas diferentes de este país, que al final todos tenemos problemas, también hay organizaciones de mujeres".

"Y esta ayuda mutua, de poder poder formarnos, yo quizás en ese momento también estaba más sensible porque era muy aislado. Después empezaron a aparecer Masters, en el camino tuve los chicos y me había sido difícil de pensar en hacer alguno, me llegó tarde".

"Valoro hoy las posibilidades que tenemos las mujeres, muy grandes, y aprovechar este empuje especial femenino porque creo que las mujeres tenemos un empuje maravilloso. Los hombres tienen otro ¿no? Yo soy una persona que me encanta la diversidad de género, de sexo, de nacionalidad, de religión, me parece que es súper enriquecedor y fue la marca de mi vida. De haber estado siempre con gente de diferentes áreas, países".

"Creo que nosotras tenemos algo importante y a veces hay que animarse. Todavía a muchas mujeres les cuesta pero saben que tienen un camino y, a la que se anima un poquito, hay lugares donde pueden empezar ese camino".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

¿Cómo cómo hiciste vos para armar tu familia y no postergarte profesionalmente?

-Mi carta de presentación era 'yo voy a trabajar'. Hay un momento en que las mujeres estamos un poco tironeadas, porque el instinto maternal y el amor por un hijo es algo tan inconmensurable, tan y tan fuerte tan hermoso. A mí me cambió la cabeza, me enriqueció. Me nacieron neuronas.

"A veces me digo 'qué pena que no se pueda encontrar una forma de traducir que está sintiendo'... las chicas que hoy deciden no tener hijos (por tantas razones) pero es algo tan importante que me hubiera encantado encontrar la vuelta para que los puedan tener. Porque hay muchas razones por las cuales no los pueden tener.... hasta la parte económica".

"Por ahí se podrían contemplar, si hubiera una política al respecto. Por alguna razón, no la hay. Mis padres que en el 52, 53, cuando se fueron a Francia, posguerra, había una promoción de la natalidad".

"Tantas cosas se podrían hacer para ayudar a la familia -porque el concepto ahora tiene que ser de familia, no solamente de mujer- tque tengan tareas de cuidado. Y que no pasan solamente por la plata, sino que puede pasar por infraestructuras que ayude. A mí se me había ocurrido una vez '¿porque no juntamos escuelas y residencias de adultos mayores?', que puedan integrarse mutuamente".

"La cuestión es que la maternidad a mí me cambió la cabeza de una manera espectacular, amo la experiencia maternal. Pero bajo ningún punto de vista había iba a dejar de lado mi autonomía económica, era algo que jamás iba a resignar".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

"Así que todo tenía que ir acomodándose. El padre de los chicos participó en la crianza, yo tenía ayuda de mi hermana me ayudó al principio, también, y tuve un sostén que me permitió superar aquellos momentos que algunas mamás podemos tener".

"Para mí, el primer año de mi primer hijo fue un bombazo, pero bueno, creo que eso también es parte de la vida y parte también de lo que soy hoy, ¿no? Realmente creo que incorporé neuronas dormidas, que empezaron a mandar serotonina... porque realmente de esa Laura surgió otra Laura. Lo mejor que pudo haber pasado fueron los hijos y jamás hubiera dejado de tener hijos por trabajar".

¿Cuántos hijos tenés?

-Dos, uno va a cumplir 40 y el otro 38; uno vive en Madrid y el otro, en Barcelona.

-Hoy la profesión, en general, es muy diferente al ejercicio profesional que tuve cuando recién empecé. Está muy tensa, porque los pacientes están tensos, porque hay mucho descuido. Antes el médico era una figura que acompañaba desde un determinado lugar. Hoy en día es muy distinta la relación médico-paciente. Es una pena.

¿Hay un ambiente más hostil que antes?

-Yo creo que hay un ambiente más hostil mutuo... también el paciente también está acostumbrado a ser 2.0... Se mandan los análisis por mail y, bueno, ven que está todo normal y bueno, dicen 'ya ni voy a la consulta'. Tampoco cancelan turno.

"Hay una cuestión de complejidad, de cambio, muy importante y no solamente en la medicina. Hay una involución post pandemia".

"Yo soy fanática de los procesos informáticos: trato de informatizar todo lo que puedo. Pero tengo una cultura de que hay cosas que no se informan porque tienen que ver con el contacto humano, que va evolucionando".

"Obviamente tuve una crianza distinta... y no digo que sea bueno o malo. Describo, simplemente, un proceso en el cual todo va transformándose en una tablet y esto es una realidad. Va a haber un cambio muy grande, que lo están viendo las nuevas generaciones, del tipo de contacto que hoy que es muy diferente a aquel conocemos nosotros. De comunicarnos, conversar, tratar de conocer la vida personal del paciente para entender qué le está sucediendo. Y que uno anotaban en la ficha".

"Ese momento que duraba media hora y no diez minutos. Lo que hago es una descripción de mi práctica que hoy en día es ya con pacientes elegidos que tengo hace muchos años".

"Quizás un poco lo lamento y me pregunto -porque está dentro del marco de la comunicación humana general- de cómo va evolucionando hoy, a través de las redes sociales o a través de la comunicación informática no que se potenció tanto con la pandemia y generó, marcó y cambió (o profundizó) un estilo".

"Y por eso se pueden hacer chequeos y que el paciente recoja los documentos de sus análisis y los interprete sin el marco de sus antecedentes, genética, tendencias, etcétera".

"Y en otras generan estas intrigas, sobre todo en una profesión donde la comunicación siempre fue una base muy importante y sobre la cual bueno también yo fui perfilando muchos de mis enfoques".

"Trabajando sobre el estrés o viendo qué es lo que genera, a veces, un cambio en un resultado en laboratorio. Porque el paciente está más contenido o relajó un poco en algunos aspectos. La ansiedad marca muchísimo nuestras respuestas psicofísicas".

Para Ti Las Elegidas Laura Maffei

¿Por qué pensás que nos cuesta tanto, como pacientes hacernos cargo de que somos responsables de muchas de las dolencias que tratamos de tapar con medicación?

-Yo creo que hay un bombardeo de un montón de cuestiones... tampoco diría yo que uno tiene que hacerse cargo, sino, más bien, hacer esta evolución emocional y salir de este esquema. Por empezar, por supuesto, que los aspectos mediáticos tienen parte. Por ejemplo: ¿Por qué hay tantos trastornos de la el esquema corporal?

"Hace poco estuve en Japón y Corea. Una sociedad con cosas maravillosas pero también con otras que no lo son, como en todas: no hay una sociedad que sea perfecta. Y el guía nos contó que desde muy jóvenes empiezan a operarse, a hacerse cirugías estéticas".

"A tal punto que, según me contó este guía, las clínicas pueden darte un documento que atestigüe que vos son la misma persona que está en el documento, por el cambio facial".

"Entonces, si vos me decís por qué se genera la ansiedad, bueno... no es lo mismo la libertad para un chico que está con ese tipo de masajes todo el tiempo, que el que corría en el campo o andando a caballo".

"Nuestro sistema de estrés... cortisol y adrenalina son las dos hormonas que lo regulan, tengan cada tanto un estímulo, una preocupación, algo que que lo afecte. Y, bueno, después uno se regula... uno tras otro tras otro. Entonces, esto se desregula también, y no nos es fácil a los humanos sostenernos con tanto. No es tan sencillo y es, hasta te digo, hay cosas que son hasta biológicas que se descomponen, de alguna manera".

"Las razones, son muchas. Trabajar sobre eso, es una manera de poder preservarse. Primero que nada, tenerlo en cuenta. Tenemos que darnos cuenta de que esto nos está pasando para poder tomar una medida".

Si nos sentimos perdidos y no sabemos por dónde empezar a recomponernos ¿Cuál sería tu consejo?

-Depende un poco del estadio de perdición, digamos. Cuando uno todavía puede tomar registro de que esto está sucediendo, creo que es el momento de entender que nosotros necesitamos un paraguas de protección para poder llegar a nuestro bienestar.

"Hay momentos en que uno ya lo perdió, hemos estado hablando este último tiempo del burnout, cuando estamos quemados, esto del mal trabajo, de no desconectar".

"Cuando estamos en las primeras etapas, que a lo mejor estamos estresados, nerviosos, nos duele la panza, estamos más ansiosos, impulsivos, empezamos a comer un poco de todo y volvemos a fumar... todavía podemos hacer un stop".

"Ahí es el momento de empezar a hacer más actividad física, de analizar qué nos está pasando: ¿hay situaciones que no estoy controlando bien?, ¿son imprevisibles?, ¿son nuevas?, ¿me estoy sintiendo capaz de resolverlas?"

"Empezar a ver cómo uno va a encarar una estrategia, qué solución le va a dar a esto. A lo mejor no es la solución, son los "plan B" que uno necesita. Y yo puedo hacer esto y aquello, es como que el cortisol que actúa en el cerebro (que es esta hormona del estrés), baja. Porque el cerebro ya percibe una solución posible. A lo mejor estoy con rodeada de gente tóxica: ¿Qué me está pasando con esta persona? Puede ser un hijo, un marido, un amigo, un jefe. Analizar cómo alejarse o protegerse, cómo cortar esa relación".

"A veces, no podemos solos y necesitamos ayuda. También puede ser que necesitemos salir con amigos y divertirnos un rato. Empezar a cortar un poco esto y después también está la posibilidad de respirar: inspirar y expirar suavemente".

"Tomar 5, 4 minutos para cerrar los ojos, reflexionar, respirar, bajar. La cabeza se nos va a ir para cualquier lado. Pero volvemos, imaginamos lo que estamos haciendo. A veces me pongo a comer una uva, respiro y siento y bajo, y trato de bajar lo más que pueda".

"Los que estamos recibiendo todo el impacto negativo, somos nosotros. Entonces, tenemos que encontrar un poco de técnica como para bajar esta ansiedad".

"Las mujeres somos más sensibles... tenemos una percepción del estrés diferente a los hombres y nos afecta mucho, sobre todo a nivel emocional, las depresiones, las ansiedades son más frecuentes. Aunque los hombres suelen tener mayor nivel de adicción y, por ejemplo, mayor agresividad".

"Pero nosotras somos muy sensibles a las enfermedades relacionadas con el estrés -no solamente emocionales, otras también- incluso, las mujeres tenemos que estar más atentas a qué nos está pasando, a mirarnos y hacer las consulta. Sobre todo, después de la menopausia, tenemos mucha incidencia de enfermedades cardiovasculares. Estamos acostumbrados a mandar al marido al cardiólogo, ¡no! Nosotras también y esto es importante porque las mujeres tenemos más índice de mortalidad".

"Con un solo infarto, tenemos una lesión irreversible, de muerte. Somos más sensibles a las enfermedades por estrés y eso lo tenemos que considerar".

Fotos: Alejandro Carra

Video y edición de video: Ramiro Palais

Producción: Lucila Subiza @lucilasubiza

Makeup y pelo: Flor Canals @florcanals

Looks propios

BRANDIA Comunicación & Relaciones Públicas @brandia.pr

Suscribite al newsletter de Para Ti 

Si te interesa recibir el newsletter de Para Ti cada semana en tu mail con las últimas tendencias y todo lo que te interesa, completá los siguientes datos:

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig