Qué es el síndrome del «comedor» nocturno: estrategias para evitar comer de noche – Para Ti
 

Qué es el síndrome del "comedor" nocturno: estrategias para evitar comer de noche

Diego Sívori es Director de la Licenciatura en Nutrición de UADE y explica cómo funciona este síndrome difícil, pero no imposible de controlar.
Lifestyle
Lifestyle

¡No lo puedo entender! Me levanto por la mañana y siempre el mismo moretón en la rodilla.

Busco explicaciones, leo en internet, consulto a profesionales para saber si puedo tener alguna enfermedad congénita o debilidad en los capilares de mi rodilla. Parece ser todo un misterio hasta que decido recorrer mi casa minuciosamente, busco elementos con los cuales me pude haber golpeado en algún momento, hasta que la luz me brinda claridad.

Más que la luz, “la mesita de luz”. Encuentro una mesa de luz cuyo ángulo está justo a la altura de mi rodilla, como si fuera un juego de encastre. Madera puntiaguda y moretón coinciden a la perfección.

¡Ahí es cuando me doy cuenta de que me levanto por las noches y camino! Seguramente en un estado semiconsciente que no me permite darme cuenta de mis golpes en la rodilla con esta mesita que están en el pasillo de mi living. Al intentar buscar una solución no queda más que correrla del lugar. Es evidente, ya que en mi estado semiconsciente de la madrugada nunca podría evadirla o tomar una decisión racional.

Con el “comedor nocturno” sucede exactamente lo mismo. Uno se levanta por la mañana y encuentra la heladera “atacada”, los paquetes de galletas abiertos por cualquier lugar y los chocolates agujereados como si fuese un ataque de termitas nocturnas.

No hay forma de tomar decisiones conscientes sobre tu alimentación en las levantadas a la madrugada, allí la batalla ya está perdida.

Las personas que padecen el “Síndrome del comedor nocturno” pueden llegar a consumir el 50% de las calorías por la noche, algo aparejado a mayores niveles de ansiedad, mayor secreción de hormonas que estimulan el apetito, disminución de aquellas que lo controlan, dificultades con el manejo del peso e intolerancia a la glucosa.

Como recomendación debemos planificar estrategias previo a que el consumo nocturno suceda, ya que como cuenta la moraleja, una vez que estamos en la cocina de noche, es difícil tener control sobre nuestras decisiones.

  • Antes de irte a dormir, dejate armada una bandeja con una bebida sin azúcar y un pequeño snack (barra de cereal, fruta fresca, galleta casera, frutos secos) en un lugar alejado de la cocina. Evitá entrar al lugar donde sos más vulnerable y te puedas tentar.
  • Dejá bajo llave lugares donde puedas acceder fácilmente a alimentos de baja calidad nutricional. Recordá que por la madrugada no tendrás una mente racional y tampoco te tomarás el trabajo de buscar la llave de acceso.
  • Realizá una buena merienda y una cena equilibrada que incluya todos los grupos alimentarios.
  • Tené cuidado si realizás actividad física intensa por la noche, puede venir aparejada con ansiedades posteriores.
  • Podés incluir un snack de buena calidad previo a irte a descansar por la noche para abastecer tu sangre de nutrientes (yogur con avena, postre de leche con frutos secos, compota de frutas con cereales integrales).
  • Si sos de los que estudian por la noche debes llevarte snacks para los breaks, y podés dejar comida preparada y bien refrigerada o freezada para comer inmediatamente al llegar a tu casa y evitar así ingestas en horarios de madrugada que luego dificultan conciliar el sueño.

Fuente: Diego Sívori, Director de la Licenciatura en Nutrición de UADE.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig