Bajo los cielos del mundo: Basílica de la Natividad y Ciudad de Belén en Cisjordania – Para Ti
 

Bajo los cielos del mundo: Basílica de la Natividad y Ciudad de Belén en Cisjordania

Cada vez que planifico un viaje estoy llena de ilusiones y expectativas sobre lo que voy a encontrar en ese nuevo sendero elegido. No soy viajera de shopping y si hay algo que disfruto de los caminos, es interactuar y dejarme sorprender por la gente del lugar, conocer su idiosincrasia, sus costumbres, leyendas y todos esos pequeños detalles que siempre encuentro gratificantes. Y como las emociones son las que quedan grabadas en nuestra mente, concluyo cada uno de mis viajes mirando al cielo y agradeciendo la oportunidad de haber conocido otro destino que formará parte de una nueva historia 'Bajo los cielos del mundo'.
Lifestyle
Lifestyle

Era la Noche de los Reyes Magos, y coincidía milagrosamente con la visita que debíamos realizar a la Basílica de la Natividad en Bethlehem (como se denomina a la ciudad de Belén en hebreo), uno de los templos cristianos mas antiguo del mundo. Construido sobre la cueva donde tradicionalmente se cree que nació el nazareno, la Basílica queda dentro de territorio palestino en Cisjordania.

Muro que rodea a la ciudad de Belén y la Iglesia de la Natividad.

En sus orígenes, Belén fue una pequeña aldea cuyos habitantes vivían de la ganadería y agricultura con cultivos de trigo y cebada. Tal vez a causa de estos cultivos, es que la ciudad lleva el nombre de Bethlehem, que en hebreo significa Casa del Pan.

Pesebre con el Niño y la Estrella de plata que marca el lugar del nacimiento de Jesús.

Me asombré cuando desde el camino comenzamos a aproximarnos a un imponente muro que separa a Israel de los territorios palestinos y rodea toda la ciudad de Belén aislándola. Los palestinos lo llaman “Muro de separación” y los israelíes se refieren a él como "Barrera de seguridad".

Plaza exterior de la Basílica y cartel con una plegaria.

Luego de un corto trayecto de 9 kilometros partiendo desde Jerusalén, llegamos a la militarizada frontera para ingresar a Cisjordania; con trámites de control muy estrictos, finalmente pudimos entrar. Allí mismo se despidió nuestro guía turístico de origen judío, no sin antes explicar que por su nacionalidad israelí tenía vedado el paso. También nos presentó muy amablemente a nuestra sonriente nueva guía de origen palestino, que nos acompañaría a partir de ese momento para conocer la Basílica de la Natividad.

Iglesia Ortodoxa en plena restauración

La Basílica fue construída en tiempos de Constantino a pedido de su madre que buscó las huellas de Jesús en Tierra Santa, y es uno de los lugares de peregrinación más importantes del mundo, tanto para la religión cristiana como para la musulmana y la judía. Por ello, los diversos sectores del templo son controlados por cristianos, greco-ortodoxos, armenios y católicos.

Los diversos sectores de la Iglesia son controlados por cristianos, greco-ortodoxos, armenios y católicos.

Desde el exterior parece una fortaleza medieval y hay que atravesar una puerta muy diminuta que obliga a los peregrinos y turistas a pasar agachados y de a uno. Nuestra guía nos explicó que sus dimensiones se originaron en la Edad Media, para evitar que los agresores ingresaran montados a caballo a este lugar sagrado.

Iglesia Ortodoxa, donde suelen iniciarse las colas interminables de los peregrinos 
para entrar a la gruta.

Una vez dentro nos encontramos con un espacio muy amplio en completa restauración, y que corresponde al templo de la Iglesia Ortodoxa. Allí es donde suelen iniciarse las filas interminables de los peregrinos para entrar a la gruta y conocer exactamente el lugar del nacimiento de Jesús.

Iniciando el descenso a la Gruta del nacimiento.

Las altísimas naves de la Basílica estaban envueltas con lonas y sobre los andamios, un equipo de restauradores se ocupaban de limpiar el hollín dejado por el humo de los cirios. Durante siglos se encendieron opacando los mosaicos dorados que están sobre los muros superiores, por encima de los listones de cedro.

La Basílica de la Natividad, Centro de peregrinación mas visitado del mundo-

A la cueva del nacimiento descendimos desde el interior de la Iglesia Ortodoxa por una escalera, después de rodear una sección del suelo que se había levantado para dejar a la vista la primera versión de la Iglesia. Ya dentro de la gruta, alumbrada con lamparas de aceite que representan las diferentes confesiones cristianas, vimos que el lugar donde la tradición dice que nació Jesus, está marcado debajo de un altar por una estrella de plata con varias puntas y un agujero en el medio, donde los visitantes pueden tocar la roca que hay debajo.

Los ortodoxos realizando una celebración.

Frente a la estrella, se encuentra la Capilla del Pesebre que se venera como el lugar donde Jesús fue depositado en su cuna improvisada con pajas. Tuvimos mucha suerte de ir ese día, dado que el Niño se encuentra durante todo el año en la Capilla de Santa Catalina a resguardo con los franciscanos, y solo es llevado a la capilla del Pesebre el 5 de enero de cada año, para regresar al siguiente día a la capilla. "Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón". (Lucas 2:7)

Imagen de la Basílica de la Natividad, en Belén.

Saliendo de la Iglesia de la Natividad, continuamos nuestros pasos en la plaza y sobre una de las paredes de las casas, leí un cartel que suplicaba a los peregrinos: "Bienvenido a Bethlehem, le damos la bienvenida a Ud. en su viaje y mientras damos la bienvenida al Príncipe de la Paz, Ora por la Libertad de Palestina".

Muchas contradicciones atrajeron mi atención en este recorrido; reflexiono y observo todo lo que se habla y escribe. No juzgo ni condeno, porque la situación no es sencilla y busco, desde el amor, una conclusión que no sea apresurada para este conflicto que lleva muchos años ya sin resolver. Deposito mi esperanza en que las puertas del cielo se abran y descienda una paz profunda, serena, que calme los corazones de los pueblos enfrentados en ese sitio sagrado, donde se siente la proximidad de Dios.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig