Perdele miedo a los frutos secos: cómo consumirlos para bajar de peso

Si bien son un alimento altos en calorías, sus nutrientes pueden ser un aliado en planes enfocados en bajar el porcentaje de grasa. Te enseñamos los errores y aciertos más comunes.

Nutritivos y deliciosos, así son los frutos secos. Foto: Pexels.

Pareciera que las calorías son el enemigo número uno de los que quieren perder grasa, sin embargo, hoy se sabe que no todas las calorías son iguales: dependen del origen y su impacto en el organismo. Desde ese punto de vista, los frutos secos (grandes fuentes de las grasas insaturadas) podrían formar parte perfectamente de una dieta para bajar de peso de manera saludable.

“Los frutos secos son prácticos, alimentos naturales que no está ultraprocesados y fáciles de activar (para aprovechar más sus nutrientes). Además, tienen la medida justa de carbohidratos para que sea considerado una fuente de energía pero que no aumente la insulina“, explica el licenciado en Nutrición Matías Marchetti, quien suele incluir entre 20 a 30 g de frutos secos en los planes que indica. La cantidad, como siempre, depende de los requerimientos y objetivos de cada una.

Fuente de grasas saludables, proteína y fibra. Foto: Pexels.

Comer grasa para perder grasa

La época donde “para perder grasa dejamos de comer grasa” ya quedó en el pasado. Además de ser fuente de grasas saludables, los frutos secos contienen proteínas vegetales y fibra, lo cual genera una gran saciedad y evita el picoteo. De hecho, una reciente investigación publicada en Obesity Medicine asegura que “pueden ser de ayuda para lograr un déficit calórico y perder peso“.

Además de los macronutrientes, el lic. @matias.marchetti explica que estos alimentos son grandes fuentes de minerales y vitaminas. “Por ejemplo, tiene calcio, magnesio y un montón de sustancias ideales para formar parte de una colación. Si bien son altos en calorías, yo no dejaría de recomendarlos, sino enseñar a fragmentarlos y consumirlos en su justa medida”, aclara el especialista.

Las almendras, ideales como snack o para preparar bebida vegetal. Foto: Pexels.

5 claves para comer frutos secos en un plan de pérdida de grasa

Ojo con los extras: hay muchas opciones de frutos secos industrializados previamente freídos (añade grasa y calorías) o salados (aumenta su poder adictivo).

Controlar la porción: ya sabemos que los frutos secos son de gran densidad calórica (esto quiere decir que proporcionan mucha energía en relación al volumen). La clave está en la porción (depende de los requerimientos y objetivos de cada persona).

Puede interesarte

Conocer la variedad: no todos los frutos secos son iguales, hay variaciones en sus nutrientes, sabor y calorías.

Cuidado con las mantequillas: habrás visto cremas/mantecas de maní, almendras, cajú, nueces. Sin embargo, tené en cuenta que son muy altas en calorías, muy ricas… Y muchas veces vienen con azúcar añadida y grasas trans. Chequeá la tabla nutricional.

Activalos: no todo el mundo lo sabe, pero los nutricionistas recomiendas activar los frutos secos (tostándolos o hidratándolos) para poder digerirlos mejor y aprovechar todos sus beneficios.

También te puede interesar: ¿Qué es la Psiconutrición? O cómo las emociones afectan la alimentación

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba