Así es el refugio de Patricia Sosa y Oscar Mediavilla en Córdoba: vista privilegiada a las sierras y muebles regalados por distintos artistas – Revista Para Ti
 

Así es el refugio de Patricia Sosa y Oscar Mediavilla en Córdoba: vista privilegiada a las sierras y muebles regalados por distintos artistas

La cantante y el productor musical construyeron un verdadero paraíso en San Esteban, un pueblo ubicado en las afueras del Valle de Punilla, a unos noventa kilómetros de la capital de Córdoba. En ese lugar se conectan con la naturaleza y representa el espacio ideal para alejarse del caos de la gran ciudad. 
News
News

Patricia Sosa y Oscar Mediavilla son ese matrimonio disruptivo de la farándula argentina, caracterizado por el fuerte amor y ser precursores de actitudes como la de vivir en casas separadas. Una gran receta que les funcionó a lo largo de estos casi treinta años de pareja. Toda una vida. Gracias al gran esfuerzo fruto de un extenso trabajo dedicado a la música, los artistas tienen una imponente casa en San Esteban, un pueblo ubicado en las afueras del Valle de Punilla, a unos noventa kilómetros de la capital de Córdoba.

“Las Negritas”, así se llama la estancia en honor a la cantante y su hija, Marta Mediavilla, tiene un amplio espacio verde y vistas panorámicas a las sierras gracias a los amplios ventanales que van del piso al techo. Ese fue el lugar que eligieron para pasar los días de cuarentena del 2020, lejos de los riesgos sanitarios de Buenos Aires y del caos de la gran ciudad. Con una piscina que sirve para refrescarse en los días de alta temperatura de verano, los espacios exteriores están dominados por detalles en piedra, colores tierra y una gran puerta principal de madera.

Lo mejor de la propiedad está en el interior: allí, Patricia –que el 17 de julio se presentará via streaming con el show “Sigo Aguantando”- deja rienda suelta a su creatividad, decorando y poniendo su ojo en cada detalle. Paredes en tonalidades camel, más revestimientos en piedra y sillones con tapizados en colores cálidos son los grandes protagonistas. Además, gran parte de los muebles rústicos que visten el espacio fueron reciclados por ella. Un detalle muy distintivo es que la lámpara del living se la regaló Lucía Galán; la mesa del comedor, Valeria Lynch; un banco, Raúl Lavié y una bandeja ideal para tomar el mate, la cantante Marcela Morelo.

La conexión de la artista con Córdoba es muy especial. Hasta se podría decir que un hecho muy particular que vivió en ese territorio generó un cambio trascendental en su día a día. Todo ocurrió cuando con dos amigas, acompañadas por una guía, hicieron una visita al Cerro Uritorco. “Subimos a la medianoche y a las 2 de la mañana, unas luces nos empezaron a seguir. Luces, no eran platos voladores”, reveló el año pasado en Almorzando con Mirtha Legrand.

“De repente, como si quince autos te prenden los focos, vinieron y aparecieron muchas naves. De una grande salían dos chicas, una acá y se ponía otra acá. Eso era la absoluta certeza de que convivimos con gente de otro plano, no sé si de otro planeta”, sorprendió. En ese instante, la persona que las estaba acompañando le recomendó que deje de comer carne porque este alimento tiene una toxina que “inhibe la telepatía”.

Al otro día, la invitaron a comer un asado… y algo extraño pasó. “No pude. No es que no quería. Intentaba llevar el tenedor a la poca y no podía”, contó. Desde entonces, no consume carnes y volcó su alimentación al vegetarianismo.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig