Deco

Una galería para disfrutar todo el año

Un living informal, un comedor generoso para recibir amigos, una chimenea que se enciende incluso en verano y un jardín de cuentos, en esta propuesta con el sello de Loly Albasini.
La galería aparece precedida por una imponente chimenea de hormigón. Una lucarna de vitraux recorta el techo encofrado,

La galería como corazón de la casa en esta propuesta de Loly Albasini (http://lolyalbasini.com) coronada por un maravilloso jardín. Todo el espacio se rinde ante la chimenea de mampostería, que remata en una antigua lucarna de vitraux que la baña de luz natural. Por delante, una araña con caireles y pantallas de tela marca un fuerte contraste con el techo de encofrado a al vista. 

Algunos muebles de hierro y manufactura industrial proponen una nota contrastante con el tinte romántico de la ambientaciónn.

Los camastros de hierro pintados en negro mate tiene unos almohadones de tapicería confeccionados en bull que los hacen súper cómodos. Las consolas auxiliares y las mesas de centro redondas son la nueva colección de Loly Albasini: diseños con aire industrial fabricados en hierro, con un acabado de laca irregular que les da cierta calidez. Las acompaña sobre el piso un almohadón confeccionado en un Panamá de algodón rayado y tejido en telar, muy canchero. El resto de los  almohadones son de algodón con detalles de inscripciones.

  • Una lámpara con múltiples pantallas cae desde el moderno encofrado.
  • La lucarna de vitraux bien merece un primer plano.

La mesa de comedor , las consolas auxiliares y las mesas de centro redondas son parte de la nueva colección de muebles para galerías de Loly Albasini. Simples, netos y con aire industrial, fabricados en hierro con un acabado de laca irregular que les da cierta calidez. Como sillón cabecero, una Bergére con su tapizado tejido en hilo de papel pintado de gris lavado (el gris provence que integra la nueva paleta de muebles de galería) invita a largas sobremesas de otoño a verano.

Las lámparas que cuelgan sobre la mesa de comedor son piezas antiguas de color óxido (compradas en un anticuario uruguayo) y contrastan contra todo el gris grafito de los muebles. De fondo sorprenden unas bodegas antiguas, compradas en San Telmo, que pertenecieron a un viejo restaurant de Buenos Aires. Un mantel serigrafiado en color piedra destaca por las figuras de libélulas en blanco, que se repiten en las servilletas.
Los platos de sitio en tusor rayados gris y blanco se despegan y dar un aire de luz a las mesa, en compañía de unos platos de cerámica color maíz pálido con diseño de estrellas al tono, bien frescos. Los servilleteros tienen un diseño de hoja de ginko en peltre mate , todo de la nueva colección para ropa de mesa de Loly Albasini.

  • Las bodegas llegaron desde un anticuario de San Telmo.
  • Un reloj XXL.
  • Almohadones en Panamá.

Afuera, en torno a un añejo sauce, un menú de muebles encantadores con el sello de Loly Albasini: camastros de hierro pintados de blanco para que destaquen mas sobre entorno verde,  mesas de chapa simple , también de color blanco, en el rol de auxiliares, sillas de campo curtidas por el tiempo cona siento de tiento y unos bancos de madera maciza muy simples, se disponen en torno a un fogón. No faltan las mantas tejidas de algodón con detalle de pompones, las coronas decorativas y los caminos de mesa en lino con terminación en yute.

El jardín se acomoda bajo la sombra del añejo sauce.
Un camastro de hierro sale al sol.

Producción: Mery de la Cruz.

Fotos: Fabián Uset.

Notas relacionadas

Bitnami