Fit

Cómo hacer una rutina de gym en la cocina

Siempre podés entrenar ¡hasta en la cocina! y usando lo que tenés a mano. ¿No gym?¡No problem! Mirá cómo lo hace Agus Dandri, editora de Para Ti Fit, y ponete en movimiento.

Una rutina de 4 VUELTAS x 15 repeticiones

1. MOUNTAIN CLIMBERS

1. Vamos a usar dos trapitos de algún material deslizable  (si tenés uno grande, cortalo en dos). La posición inicial es en plancha, con las manos en el piso a la altura de los hombros y el cuerpo bien alineado. Escápulas, glúteos y abdomen contraídos. La cabeza sigue la línea de la columna.

2. Con los pies sobre los trapitos, acercá la rodilla a tu codo y mantené la otra pierna estirada. Alterná una con la otra, controlando siempre los movimientos.

Para mantener la columna y cabeza alineadas tenés que conservar la mirada en las manos. Es muy importante que te concentres en la respiración.

2. SENTADILLAS  CON PESO

1. Cargá la botellas apoyadas sobre los hombros, con la espalda recta y los pies abiertos al ancho de caderas.

2. Con la mirada y el pecho al frente, andá descendiendo la cola hasta romper el paralelo. Bajá lo más que puedas sin descuidar tu técnica ni que se te eleven las puntas de los pies. Volvé a subir activando los glúteos y cuadríceps.

Las principiantes pueden usar botellitas de 500 ml, las intermedios de 2 litros y quienes ya se sienten más cancheras moviendo peso, pueden utilizar los bidones de 6 litros al lado de las piernas.

EXTENSIÓN TRASNUCA PARA TRÍCEPS

1. Parate con los pies abiertos al ancho de caderas y contrayendo los abdominales. Elegí una botella con algún peso desafiante y ponela sobre tu cabeza con los brazos bien pegaditos a tus orejas.

2. Flexioná los codos dejando caer la botella (de manera muy controlada) hasta llegar a un ángulo de 45 grados. Volvé a estirarlos sin que se abran los codos ni se arquee la columna.

Es uno de mis ejercicios favoritos para combatir “el salero” y tener brazos fuertes y tonificados.

FLEXIONES DE PECHO

1. Parate enfrente de una mesada y apoyá las manos en el borde. Vas a simular la posición de plancha con la espalda bien recta y en puntitas de pie.

2. Bajá el pecho sin llegar a tocar la mesada ni hacer movimientos extraños con la cabeza o espalda. Volvé a la posición inicial sin trabar los codos.

Un movimiento que recluta muchos grupos musculares, ayuda a ganar resistencia y fuerza. ¡Domalo!

texto AGUSTINA D’ANDRAIA. producción MICAELA FAIMAN fotos ARCHIVO ATLÁNTIDA. Nuestra personal trainer: Muriel Ramírez Marcos (@muriram).  Agradecemos a: Maaji Argentina (@maajiargentina_oficial) y Dual Power (@dualpowerok). Maquilló y peinó: Rochi Astesiano (@rochiastesiano.mua)

Notas relacionadas

Bitnami