Infidelidad: qué hacer cuando descubrís que tu pareja te engaña - Revista Para Ti
 

Infidelidad: qué hacer cuando descubrís que tu pareja te engaña

La irrupción sorpresiva del engaño desestabiliza  de tal manera que las respuestas pueden ser inciertas y van desde la violencia verbal  hasta una mesura impensada. No existe una forma sóla (y correcta) manera de actuar pero un especialista nos da su opinión sobre cómo manejarse en este caso. 
Lifestyle
Lifestyle

 “Encontrar a tu pareja  siendo infiel es la concreción inesperada de una fantasía presente en el imaginario de las personas, sobre todo si ya existieron antecedentes  o se tiene algún indicio de deslealtad”, asegura el doctor Walter Ghedín, psiquiatra y sexólogo.

La irrupción sorpresiva de lo que se está viendo desestabiliza  de tal manera que las respuestas pueden ser inciertas y van desde la violencia de palabra o de hecho,  hasta una mesura impensada, midiendo la emisión de las palabras que pueden ser tan incisivas como una cachetada.

Por supuesto prima la respuesta impulsiva como estamos viendo en numerosos casos de mujeres que se atreven a enfrentar al infiel con la severidad de un golpe en el auto o el escrache en la vía pública (o en las redes sociales).

Cada uno reacciona a su manera

Es muy frecuente que, cuando es el hombre es el que descubre la infidelidad "cara a cara" llegue a conductas extremas. El varón despechado, herido por la traición, siente que además se pone en juego su hombría: su capacidad para retener a una mujer y de complacerla”, asegura el especialista.

“Además se enfrenta al amante, quien supuestamente  cuenta con mejores y más recursos que él para la conquista y el sexo. Los patrones clásicos atribuidos al género masculino, sobre todo el control y la dominación, salen a la luz e intentan, con alguna reacción externa por la virilidad cuestionada”, concluye el psiquiatra.

 “En cambio las mujeres actúan de diversas formas. En mi experiencia, aquellas que han actuado con algún control de sus emociones – y aunque hayan con sarcasmo y cierto cinismo- se sienten más satisfechas que las que actuaron de forma impulsiva o catártica”, afirma Ghedín.

La medida de la razón

Si respirar antes de actuar, contar hasta diez, no perder el eje, pensar en las consecuencias, actuar en forma fria, son  maneras más efectivas que romper el auto o gritar frente a la prueba del delito, la mayoría de las veces no se puede.

“La medida de la razón y el control de las emociones siempre serán más valoradas que la mera descarga pasional. Pensar que hay cuidarse de las mujeres por lo impredecible de la conducta extrema es una forma de considerar  que ellas siguen siendo las "las locas" o "las brujas"”, dice el médico y concluye: “Nada más falaz que esta concepción”.

Después de la tormenta

En cualquier caso, el “después qué importa” no sería la mejor forma de pensar. “Las personas que actúan impulsivamente al descubrir un engaño suelen arrepentirse muy rápido y hasta perdonar al infiel sin haber procesado bien su conducta y esto es un error”.

Si bien magnitud del trauma es un factor suficiente  para detonar respuestas desconocidas hasta el momento, con la consiguiente sorpresa posterior: ¿Cómo pude haber actuado de esa forma? No está mal intentar poner paños frios frente al este doloroso descubrimiento antes de decidir si es posible perdonar el engaño y retomar la relación desde otro lugar”

Asesoró: doctor Walter Ghedín, psiquiatra y sexólogo

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig