Lifestyle

El desafío de Ashton Kutcher a quienes pasan solos y solas la cuarentena

El actor sugirió que, sin hijos ni demasiadas ocupaciones, en cuarentena los solteros “no tiene nada que hacer”. Polémico, pero no es el único que cree eso. Pero ¡estas son las cosas que Ashton & Co no tienen en cuenta! Y ya van 100 días y sumando…

Ashton Kutcher tiró la primera piedra. A su manera de ver, los solteros en esta cuarentena no tienen mucho para hacer (?!)

Se le escapó. Es que, junto a Mila Kunis anunciaron su fórmula para entretener a sus chicos, Wyatt (5) y Dimitri (4).

Atención: los actores le confesaron a Jimmy Fallon que apelaban a clases espontáneas para mantenerlos ocupados y así tener un tiempo para ellos.

ASHTON KUTCHER MILA KUNIS CUARENTENA
Ashton Kutcher y Mila Kunis hacen “uso” de sus amigos solteros para entretener a sus hijos.

“¿Cómo se las arregla esta pareja de Hollywood para educar a sus hijos? 

“Reclutamos a nuestros amigos para que hagan sesiones de Zoom con nuestros hijos“, confesaron. Hasta ahí todo muy bien hasta que Ashton Kutcher remarcó que convocaba “a sus amigos solteros” para hacer esto.

“Los solteros están en casa y no tienen nada que hacer”

Ashton Kutcher, actor

“Funciona realmente bien con los solteros. Están en casa, están solos, no tienen nada que hacer, ni hijos a los que estarles atrás todo el día. Así que ellos tienen 20′ de Zoom y los chicos se entretienen”, destacó Ashton Kutcher… Polémico. Pero no está solo.

Sin saberlo y desde Hollywood, Ashton Kutcher generó una legión de solteros en cuarentena enfurecidos: que sin mascotas, sin niños que poder pasear, miramos qué día nos toca salir o cuántos metros podés alejarte de casa (además de tener el running en la mira).

Estas son las cosas que Kutcher (y muchos otros) no tienen en cuenta:

Contras de una cuarentena solitaria

No solo se trata de la angustia y la incertidumbre que tenemos todos. No hay con quién conversarlas en el día a día.

Si estás pasando la cuarentena sola en casa seguramente te pasó por la cabeza: “si tengo fiebre y me siento mal, ¿quién se va a enterar?”. Mi roomate, el WiFi

Una cocina convertida en oficina virtual, llamados, quehaceres y el trabajo que se extiende. Foto: 123RF

Yendo de la cocina al living (home office todo el día)

“Estás solo, no tenés nada que hacer”, lleva al burnout. No somos pocos los que vemos un futuro de trabajo sin límites ni horarios.

A la hora de hacer home office, es verdad que en el tema ruidos llevamos ventaja, pero también:; ante cualquier inconveniente, nervios, la computadora que falla… Dicen que cuatro ojos son mejor que dos. ¿Se te trabó el WiFi?, ¿necesitás un respuesto? Estás sola en casa.

Cuando finalmente termina el día. Tener un plato ya servido, semipreparado o algo que puedas calentar es oro en polvo.

Cómo piensa Ashton Kutcher que estamos. Foto: 123RF

Darte vuelta y ver que recién ahí tenés que empezar a preparar… es desesperante (similar a lo que sucedía prepandemia, es verdad. Pero las opciones entonces eran más amplias: comidas con amigos, picadas previas).

La mayor parte de las veces optamos por mordisquear algo al paso… y con harina.

¿Quién hace las compras y la limpieza? ¿Yo o… yo?

Previo al preparase la comida está el hacer las compras. ¿Cuándo? Previo al trabajo… 8:30 AM los supermercados ya están abiertos. Nunca después.

Es que las actividades en cuarentena indican que, si vas al terminar tu día de trabajo: ya hay colas. A 2 mts de distancia, imaginate cuánto más vas a tardar. Ya que no hay con quien compartir los días, las compras (con el tiempo que toma su desinfección) se hacen los fines de semana.

El silencio de los solos en casa tan preciado también genera angustia. Foto: 123RF

Lavar los platos, lavar la ropa, ¡ordenarla a lo Marie Kondo! Volver a empezar se vuelve tedioso. En cuarentena, sin ayuda extra ni lavaderos, nunca parece haber tiempo.

El desafío de los envíos en home office

Si durante esta cuarentena te pasó de estar en una videoconferencia o una llamada telefónica de trabajo y te sonó el timbre, sabés de lo que estamos hablando. Hay envíos que podés programar, pero otros se vuelven inciertos.

Envíos en casa: “¿No hay nadie más que pueda recibirlo?”

¿Qué se hace cuando estás en esa situación y no hay chance de que alguien pueda atender (mínimamente para que el timbre deje de sonar) o correr a abrir? “¿No hay nadie más que pueda recibirlo?” resuena en nuestros oídos.

No es lo mismo solteras que solas

En familia, no solo no te podés juntar con tus amigos, hace más de tres meses que estamos sin salir con tu novio/a. Y, por más que Alessandra Rampolla lo diga; no hay Facetime que valga.

También te puede gustar: Los abuelos y los nietos, los más afectados emocionalmente en esta cuarentena

Notas relacionadas