Lorena Bobbitt, 25 años después de la noche que cambió su vida: «Nunca vi las banderas rojas ni lo tóxico que estaba viviendo» – Para Ti
 

Lorena Bobbitt, 25 años después de la noche que cambió su vida: "Nunca vi las banderas rojas ni lo tóxico que estaba viviendo"

Con la presencia de la propia Lorena Bobbitt, ahora llamada Lorena Gallo, en un evento virtual se presentó la película de Lifetime Movies que narra la dramática historia de esta mujer que en 1993 le cortó el pene a su marido, tras vivir cuatro años de abuso sexual y violencia doméstica.
News
News

Con la presencia de la propia Lorena Bobbitt, ahora llamada Lorena Gallo, acompañada por Mónica Godoy, antropóloga colombiana con Maestría en estudios de Género; Mabel Bianco, presidenta y fundadora de FEIM (Fundación Para Estudio E Investigación De La Mujer) y por la VP Senior Head of Content de Lifetime, Carmen Larios, en un evento virtual se presentó la película de Lifetime Movies "Yo soy Lorena Bobitt" que se estrena el próximo 25 de noviembre.

Lorena Bobbitt con Dani Montalvo, la actriz que la interpreta en la película.

Lorena Bobbitt se convirtió en un nombre familiar en los titulares de los medios del mundo entero cuando, después de años de abuso por parte de su esposo John, le cortó el pene con un cuchillo en junio de 1993. “Estaba totalmente destruida, emocionalmente, psicológicamente, totalmente traumatizada”, cuenta Lorena, oriunda de Ecuador, quien a la edad de 19 y recién llegada a los Estados Unidos conoció a John, con quien estuvo casada por 4 años.

Lorena Bobbitt y su marido durante el juicio.


Ahora Lorena Bobbitt lucha por defender a las víctimas de abuso. Y la película es parte de la campaña de prevención de cualquier tipo de intimidación y maltrato hacia las mujeres en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Todo sobre la película "Yo soy Lorena Bobbitt"

Dani Montalvo como Lorena Bobbitt.

“Mi historia es muy importante porque es la de una voz fuerte y la meta es seguir contando la historia porque quiero seguir ayudando a las víctimas y sobrevivientes a romper el silencio en cuanto a la violencia doméstica y el abuso sexual que sufrimos las latinas y muchas mujeres en todo el mundo,” explicó Lorena Gallo en el evento. “Cuando yo hice esta película, necesitaba decirle a todo el mundo lo que estaba pasando, todas las ansiedades y abusos que viví con mi ex marido, porque fue algo catastrófico y traumático”, agrega.

Imagen de la película.

La película, protagonizada por Dani Montalvo (Dispatches from Elsewhere) como Lorena y Luke Humphrey (Tiny Pretty Things) en la piel de John Bobbitt, es un relato de cómo se conoció la pareja, el desarrollo de su relación, su matrimonio de cuatro años, y una vida idealizada con un hombre a su lado que se fue transformando en un infierno. La propia Lorena ofició de productora ejecutiva y narradora en la pantalla de su caso.

Mirá el tráiler:

La película, además, captura la rápida transición de John Bobbitt como un encantador infante de Marina a un abusador manipulador, semanas después de su boda: “Al principio John era tranquilo, respetuoso y cuando me casé me tenía prácticamente aislada, de mi familia, de mis amigas. Él era muy celoso y muy, muy controlador. Pero yo no vi esas señales, esas banderas rojas, y no supe cuál fue el motivo la primera vez que me pegó.”

Imagen de la película.

“Cuando vi a Dani Montalvo interpretarme fue algo muy conmovedor porque llegar a esos sitios oscuros y extremos para realizar esos eventos los cuales yo pasé fue muy doloroso. Pero es necesario seguir contando esta historia porque, para mí, no es solamente un halago poder contarla sino al mismo tiempo puedo ver y tener la conexión con muchas víctimas que lo están pasando”, cuenta Lorena. Y sentencia: “Estamos viviendo una epidemia social en medio de una pandemia viral y esto no puede continuar así. Tenemos que romper el silencio”.

Luchando contra la violencia doméstica y el femicidio


A través de su fundación Lorena Gallo Foundation, la sobreviviente de violencia intrafamiliar y sexual tiene un objetivo de mayor alcance, con la creación de un albergue de emergencia, que ayude a las víctimas de manera inmediata, para conseguir así sobrepasar las alarmantes cifras de muertes provocadas por este tipo de violencia que, en 2018, se tradujo en que al menos 3.529 mujeres fueron asesinadas por razón de su género.

En Argentina se registraron 255 feminicidios entre el 1 de enero al 31 de octubre de 2020 (fuente: Observatorio de las Violencias de Género “Ahora Que Sí Nos Ven”).

Lorena Bobbitt, hoy Lorena Gallo, en el evento virtual.

"No es que me di cuenta de que tenía que escapar. Estaba yo atrapada en ese círculo viciosos de violencia doméstica. Nunca vi las banderas rojas, nunca vi lo tóxico que estaba viviendo. Y muchas mujeres no saben lo que están pasando porque estamos acondicionadas por el abusador. Mentalmente estamos atrapadas. Y ahora peor, con esta pandemia", enfatizó Lorena.

“Nunca tomé la decisión, no sé qué pasó por mi mente, estaba destrozada, los psicólogos me analizaron y me dijeron que tenía en síndrome de la mujer abusada y no estaba cuerda, mi mente no estaba con sus cinco sentidos”, enfatizó Lorena. Y agregó: “Hice está película para que antes de juzgar u opinar algo, se eduquen, aunque fue muy difícil, regresar a esos momentos en la vida, porque no quería recordar todo el sufrimiento que pasé. Pero era necesario”.

"Es muy necesario que la nueva generación, la millennial, se eduque de lo que está pasando", Lorena Gallo.

"Encuentro que es muy necesario que la nueva generación, la millennial, se eduque de lo que está pasando. Esta situación de crisis de abuso sexual o abuso en el matrimonio siempre ha pasado y hemos quedado calladas. No es algo nuevo", dijo.

"Ahora con la pandemia ha brotado muchísimo más porque la casa no es un sitio seguro, es un sitio en el que la mujer, niños, niñas no estamos en condiciones de seguridad que estamos pensando. Pero mi historia nunca ha dejado de ser lo que es, que es la esencia de violencia doméstica, y no es que ahora lo estoy contando. El movimiento Me Too me ayudado muchísimo, y campañas en contra de la violencia hacia la mujer. Entonces eso me dio muchas más fuerzas para seguir adelante y seguir hablando", expresó.

Educar en casa

Destacó que: "La educación empieza en casa. Sea niña o niño. La educación es básica, empieza en casa. Es muy importante. Yo tengo una hija. Yo le he hablado a mi hija sobre si algo está pasando, entonces está mal. Poco a poco uno como madre ve la madurez de su hija o hijo. Ahora, la otra versión es que muchas personas tal vez se quedan calladas porque es un estigma. En nuestra sociedad hay que desestigmatizar para hablar de violencia doméstica".

“Nunca tomé la decisión, no sé qué pasó por mi mente, estaba destrozada, los psicólogos me analizaron y me dijeron que tenía en síndrome de la mujer abusada y no estaba cuerda, mi mente no estaba con sus cinco sentidos”, enfatizó Lorena.

Y comentó: "No se habla mucho de abuso sexual entre parejas porque uno simplemente cree que por estar casado con este hombre o persona tenemos que ser sumisas y hacer lo que esa persona nos diga. No se habla mucho de abuso sexual dentro del matrimonio. Pero ahora las leyes han cambiado así que hay más protección. Pero no hay mucha protección para hablar sobre todo esto. En realidad, tenemos que seguir luchando para que las leyes sean mas fuertes y mantengan más seguridad para las personas violadas dentro del matrimonio".

"Yo no veía las banderas rojas ni nada de eso porque estaba acondicionada y tenia fe que mi esposo iba a cambiar. Pero el nunca cambió. Seguía empeorando siempre. Entonces nunca se mejoró la situación", contó.

"Se trata de salir o escapar del abuso no es un evento. No es un evento. Es un proceso. Es un proceso porque muchas mujeres salen y regresan. Aquí en Estados Unidos estadísticamente salen y se toman siete veces para totalmente escapar del abuso doméstico. Entonces, no es un evento escapar del abuso. Es un proceso", enfatizó.

"Es muy importante que la gente vea en carne propia lo que viví, de lo que se trata, lo que se basa esta situación. La esencia de lo que pasó en la historia es sobre violencia doméstica y abuso sexual dentro del matrimonio. Y esas cosas vienen con mucho estigma. Y ahora hay que romper el silencio, hay que romper el tabú, hay que romper ese estigma y hablar. Ojalá esto cambie. La generación millenial ha sido más sensitiva a todo esto. Y espero que se aun ejemplo de abrir y hablar sobre este tema. Porque es importante y muy necesario", concluyó.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig