Natalie Pérez: sólo en 1 de 5.000 procedimientos para congelar óvulos puede ocurrir lo que le pasó a la actriz

Natalie Pérez tuvo que ser internada por una hemorragia interna despúes de haberse sometido a una punción ovárica para congelar sus óvulos. La actriz ya se encuentra en buenas condiciones de salud pero el tema causó cierta alarma. Desde Para Ti hablamos con la Dra. Stella Lancuba, directora médica del Centro de Investigaciones de Medicina Reproductiva (CIMER), quien nos respondió las inquietudes.
Natalie Pérez sufrió una hemorragia interna luego de haberse sometido a una punción ovárica. Foto: Instagram.

Natalie Pérez (34) estuvo internada en el sanatorio de Los Arcos debido a una hemorragia interna luego de haberse sometido a una punción ovárica, un tratamiento para extraer óvulos y después congelarlos. El procedimiento se llama vitrificación de ovocitos y se realiza para que en el futuro puedan ser implantados en el útero y concebir.

“Tengo 34 años y creo que esta es la edad ideal para congelar óvulos. Creo que si no tengo hijos en el corto plazo ya estoy en edad de hacer algo así”, había dicho hace poco Natalie en una entrevista de la revista Hola.

Si bien, la actriz y cantante ya está recuperada, el tema causó preocupación y alarma. Por eso recurrimos a la Dra. Stella Lancuba, médica especialista en Medicina Reproductiva y directora médica del Centro de Investigaciones de Medicina Reproductiva (CIMER), quien en primer lugar aclaró que lo que le ocurrió a Natalie Pérez es un riesgo mínimo:

“La punción ovárica como procedimiento quirúrgico es una práctica minimamente invasiva, de muy bajo riesgo, que se debe hacer en quirófano, con supervisión de ecografía, con amplio conocimiento clínico previo de la paciente descartando todos los riesgos específicos que pueda tener. Y el factor clave más relevante es la elección del profesional y especialista a tratar”, afirma la Dra. Lancuba.

Y continúa diciendo: “El especialista debe tener certificación para congelar óvulos. Es muy importante el nivel de profesionalización de los especialistas y las instituciones que realicen esta práctica”.

“Todas las prácticas médicas mínimamente invasivas tienen sus riesgos. En Argentina se realizan por año 30 mil punciones con bajo porcentaje de complicaciones: es menor de 1 en 5.000 casos.La punción ovárica tiene los siguientes: Riesgo de infección, 1 en 30 mil casos; y riesgo de hemorragia interna (depende de factores individuales, anatómicos) es de 1 en 5 mil casos”, aclara la Dra. Lancuba.

La especialista también habló de una política nueva que se llama Clínica riesgo cero de SHEO: “cuando se estimula una ovulación existe un 5% de desarrollar un cuadro de dolor abdominal produdido por las hormonas con posibilidad que se junte liquido en el abdomen, pero hoy con una adecuada estrategia farmacólogica este riesgo bajó tanto que prácticamente ya no existe”.

Qué es la vitrificación de ovocitos

El tratamiento al que se sometió Natalie Pérez tiene que ver con el congelamiento de óvulos para un futuro embarazo. “Es un método de preservación de la fertilidad en la mujer que implica estimular la ovulación con fármacos inyectables u orales y realizar una captación ovocitaria mediante un procedimiento transvaginal mínimamente invasivo que dura 30 minutos aproximadamente. Es ambulatorio y la paciente puede retirarse en las transcurso de las dos horas posteriores a la intervención y hacer reposo durante todo el día”, explica la Dra. Lancuba.

Puede interesarte

La especialista hace énfasis en la edad que debería tener la paciente para que procedimiento sea efectivo: “La edad es el factor más importante que condiciona la fertilidad futura. Como a partir de los 35 años la calidad y cantidad ovocitaria empieza a disminuir se establece esa edad como línea de corte. Recomendamos hacerlo a los 30 años, la edad en la que los óvulos están en su máximo esplendor”.

“Esto tiene que ver con la necesidad de captar la mayor cantidad de ovocitos posibles. Se supone que una mujer de 35 años para lograr un hijo nacido vivo debe tener 8 óvulos metafase 2 (se denomina así a la calidad de del óvulo que haya tenido una evolución genética favorable”. Entonces se sacan 12 óvulos para que 8 puedan ser metafase 2, que son los que tienen propiedades ideales para ser fertilizados. De ahí la importancia de que la mujer sea menor de 35 años para poder hacer el procedimiento”, concluye la Dra. Lancuba.

Asesoró la Dra. Stella Lancuba, médica especialista en Medicina Reproductiva y directora médica del Centro de Investigaciones de Medicina Reproductiva (CIMER): tel. 4551-4318.

Ir Arriba