Lifestyle

Angie Landaburu: “No soy la típica modelo y la gente se engancha conmigo”

Modelo e influencer, 2019 fue el año del gran salto para esta chica que vive entre Buenos Aires y Miami. Fuimos a conocerla mejor y, en la charla, además de contarnos que también escribe, Angie –recientemente casada con el empresario Tomás Eurnekián– expresó que vive “una vida de ensueño, pero con los pies en la tierra”.
“Una no le puede gustar a todo el mundo. Mucha gente fantasea con Tommy, con nuestros apellidos y cosas. Si bien tenemos familias muy similares en lo económico, nosotros sabemos cómo queremos abrirnos camino”, dice Angie. Foto: fernando Venegas.

Me gusta más que me conozcan por mi nombre antes que me encasillen con algo que hago. Sí, soy modelo. Sí, soy influencer. También escribo, soy un poco de todo”, cuenta Angie Landaburu, la modelo de LO Management de 26 años que con sus stories atrapa a 467 mil seguidores a diario.

Bien segura de sí misma –así como cuando decidió convertirse en modelo en lugar de seguir abogacía como su padre, el reconocido abogado penalista Jorge Landaburu–, Angie acaparó páginas de revistas y vistas en la web con su reciente boda con Tomás Eurnekián, sobrino nieto de Eduardo Eurnekián, uno de los hombres más poderosos del país.

“Llevábamos juntos ya cuatro años. Nos conocimos en una gala de los Zaldívar; fue mágico”, nos cuenta en una charla súper relajada, en bata, recién levantada pero bien despierta. Así es Angie Landaburu.

Angie junto a la top Kaia Gerber. Foto: gentileza Angie Landaburu.


¿Por qué decís que conociste “mágicamente” a tu marido? ¡Porque no se conoce a nadie en una gala! Además, él justo se había mudado a la Argentina hacía dos semanas –venía de estudiar en Nueva York– y yo había vuelto de viaje esa misma semana y no pensaba asistir. Mis amigas me insistieron. Me encaró, me pidió el número (no se lo di) y me escribió por Facebook. Salimos una vez y después yo me fui de viaje todo un mes en el que seguimos hablando por chat. Empezamos a salir apenas volví.


¿Qué lo hizo diferente al resto?
Primero porque era raro, ¡no lo conocía! –y en esos lugares te conocés o tenés algún amigo que conoce al otro y con él eso no pasó–. Después porque me encaró de una manera diferente: me empezó a hablar de sustentabilidad, me contó lo que hacía… Cero chamuyo.

Junto a Tomás Eurnekian, en sus bodas de civil y la fiesta en La Rural. Foto: gentileza Angie Landaburu.


Mi gran casamiento


“La propuesta fue en octubre del año pasado, en Tulum. Pasamos un año preparando la boda”, explica Angie sobre el evento del que casi todos hablaron este año y al que no faltó nadie. La boda –civil y fiesta– de Angie Landaburu y Tomás Eurnekián acaparó los medios (y las redes sociales).

Lo mejor de lo mejor estaba ahí: vestidos de Gabriel Lage, calzados de Roger Vivier, una ceremonia fresca y privada en los jardines del Palacio Duhau y una magnífica celebración para 600 invitados en La Rural. Un mix entre la juventud e informalidad de los más jóvenes y el gusto por las tradiciones, legado de ambas familias.


“La primera vez que salimos él me dijo que se quería casar conmigo. ¡Desde el principio! Además de ser novios siempre fuimos muy amigos. Nos fuimos a vivir juntos a otro país –estamos entre Miami y Buenos Aires–. También necesitábamos los papeles. Por otro lado, creo que Tommy siempre quiso una familia, casarse mucho más rápido (yo me hubiese casado el año que viene), pero nosotros somos seis hermanos –yo la última, ¡ya se casaron todos!– y en mi familia también gustan los papeles”, bromea Angie.


Retrato de una chica imparable


“Yo creo que soy bastante extrovertida. Soy intuitiva y geminiana, pero si tuviera que pensar en algo que me describe diría que ¡no paro nunca!”

Angie junto a Emma Roberts y Amanda Seyfriend. Foto: gentileza Angie Landaburu.

Angie Landaburu se repartió entre las campañas de Valdez, La Martina, Gaucho y Ona Saez. También viajó con Omega ¡a la NASA!, a Tailandia y a Los Angeles con Pandora como influencer (@angelitalc). En la previa de su boda vivió dos despedidas de soltera: una en Miami y otra en Ibiza.

Se deslizó con un Oscar de la Renta por la alfombra roja de los Martín Fierro de Moda (ganó el premio a Mejor Influencer de la Moda) y cerró las pasadas del Five o’ Clock Tea en la embajada de España con Agatha Ruiz de la Prada. También escribe en la web Lujo Internacional y asistió a la gala de los fascinators Prix Baron B la misma tarde que se celebró su civil. “La fiesta siguió ahí”, agrega. Le siguió la ceremonia religiosa en la basílica Santísimo Sacramento y la boda para 600 invitados en La Rural… ¿Muchas cosas? “¡Soy así!”, responde Angie entre risas. La luna de miel quedará para mediados de 2020.

Angie junto a Jeremy Scott de Moschino. Foto: Foto: gentileza Angie Landaburu.

Tenés un estilo de vida apto para lidiar con haters… ¿Cuál es tu estrategia?
No, yo aprendí a fluir. Tampoco es que una le puede gustar a todo el mundo. Mucha gente fantasea con Tommy, con nuestros apellidos y cosas. La realidad es que somos muy chicos los dos –yo 26, él 28– y si bien tenemos familias muy similares en lo económico, nosotros sabemos cómo queremos hacer nuestras cosas, cómo queremos abrirnos camino. Para eso yo a veces trabajo 16 horas por día y hago todo. Leer “estos chicos no hacen nada” es quizá lo que más me duele. Pero no soy la típica modelo (mido 1,75 m) y la gente de alguna manera se engancha conmigo.

¿Te preocupa exponer tu estilo de vida?
No. Y suelo postear cosas de un lugar recién cuando me voy. Además, Tommy es perfil súper bajo. Al principio le costó acostumbrarse a lo que yo hago (paso tres horas diarias manejando mis redes sociales), por eso yo trato de respetar hasta dónde él quiere mostrarse y hasta dónde no. Es bastante más celoso de su intimidad, su casa y sus cosas. Así que trato de separar lo más que puedo –“¿Me podés traer mi alianza?”, pide Angie y se la pone para el momento de hacer las fotos–.

Modelo y chica it. Foto: Fernando Venegas.

¿Cómo se manejan ahora que se casaron?
Soy la primera casada de mi grupo de mis amigas, los dos estamos como en un crecimiento laboral grande y sabemos que somos chicos, así que como antes: vamos de acá para allá porque Tommy viaja muchísimo por trabajo y eso está bueno porque nos entendemos. Tratamos de acompañarnos lo más que podemos, así que si uno tiene un viaje intentamos encontrarnos en el medio.

¿Qué tipo de carrera querés seguir?
No creo en eso de la edad para las modelos a la hora de trabajar. Este año entré a la agencia Elite, un paso muy grande (ahí están Kendall, Emrata). ¡Es algo mega y me abrió un montón de posibilidades de trabajar afuera! Admiro la carrera de Valeria (Mazza), me gusta y respeto muchísimo su apertura como profesional y todo lo que hizo. Si me das a elegir, yo digo que fueron igual de importantes los trabajos que hice como los que no hice: apunto mucho al lujo, siempre intenté quedarme en ese segmento. Para eso me cuido: no tengo tatuajes, lo de tener alianza es muy nuevo –se ríe–. Cuido mi piel, no tomo alcohol y no salimos de noche porque el cuerpo pasa factura. Trabajo tanto que a las diez de la noche me gusta estar en casa en mi cama mirando una serie –¿Mi preferida? Gossip Girl, espero ansiosamente su vuelta–.

“Para mí fueron igual de importantes los trabajos que hice como los que no hice: apunto mucho al lujo, siempre intenté quedarme en ese segmento”. Foto: Fernando Venegas.

¿Te acordás qué hiciste con tu primer sueldo como modelo?
Tenía 20 años y ¡me compré un cuadro!

¿Cambiaste de apellido?
No lo pensé… Creo que me voy a dejar los dos.
Así se lee hoy en Instagram: “Angie Landaburu de Eurnekián”.

Su vestido de casamiento por Iglesia fue diseñado por Gabriel Lage. Foto: gentileza Angie Landaburu.

Textos: PAULA IKEDA. Producción: MARITÉ RIZZO. Fotos: FERNANDO VENEGAS.

Maquilló: Mabby Autino. Peinó: Marco Bustamante para Supernova Peluqueros. Agradecemos a: Allô Martínez y a Gaucho Buenos Aires.

Te puede interesar: El backstage de la nota de Angie Landaburu en Para Ti Fiestas + Verano 2020

.

Notas relacionadas

Bitnami